Richard Baxter

Richard Baxter



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Richard Baxter nació en Rowton, Shropshire, en 1615. Se convirtió en sacerdote y en 1638 fue nombrado diácono. Desarrolló puntos de vista puritanos y se convirtió en ministro presbiteriano y durante la Guerra Civil sirvió como capellán en el ejército parlamentario.

Aunque Baxter criticaba a Carlos I, desaprobaba enérgicamente su ejecución. Después de la Restauración, Baxter fue nombrado capellán real. Sin embargo, como siguió siendo presbiteriano, sus creencias religiosas lo hicieron impopular entre los nuevos líderes de la Iglesia Anglicana. En 1662 perdió su trabajo y tres años después estuvo en prisión por expresar sus creencias.

En 1672 Baxter se mudó a Londres y continuó predicando hasta que fue arrestado en 1685 por sedición y fue encarcelado durante 18 meses. La autobiografía de Baxter se publicó después de su muerte en 1696.


Richard Baxter - Historia

Nunca en la historia de Inglaterra fueron tiempos más caóticos que durante la vida de Richard Baxter. Sin embargo, a pesar de la guerra, la división, la persecución y la mala salud, Baxter se convirtió en uno de los predicadores más memorables de la historia (Currier 1912: 125). Como describe Kenneth Latourette, el puritano Richard Baxter (1615-1691) tuvo un notable historial como pastor durante la Commonwealth en la reforma de la moral y la religión dentro de su parroquia. Rechazó un obispado bajo la Restauración de la monarquía Estuardo, se le prohibió predicar y fue multado y encarcelado. Fue un autor voluminoso, pero es significativo que con él su obra más recordada fue sobre la vida y la oración cristianas, Descanso eterno de los santos (1975: 824). Sobre todas las cosas, fue un predicador que vio virtualmente a toda la gente de su parroquia convertida.

Sus años de formación

Durante la vida de Baxter (1615-1691), la vida religiosa y política de Inglaterra se fragmentó en decenas de campos en guerra. En 1603 James Stewart ascendió al trono inglés. Santiago, un devoto creyente en el derecho divino de los reyes, se comprometió a establecer un gobierno absoluto. Uno de los primeros actos del rey fue anunciar una política de oposición al puritanismo. La Iglesia de Inglaterra estaba compuesta por dos grupos muy diferentes: los anglicanos de la alta iglesia, que se inclinaban hacia la formalidad y el ritual, y los puritanos, que ansiaban un servicio más simple (Fant 1971: 231-32).

Richard Baxter vivió durante la agitación del reinado de Jaime I, Carlos I, Oliver Cromwell, Carlos II, Jaime II y la llegada de Guillermo de Orange. Nació el 12 de noviembre de 1615 en Rowtown, Shropshire en Inglaterra (Fant 1971: 235). Shropshire, donde pasó su juventud, era una parte de Inglaterra entonces comparativamente poco influenciada por el movimiento puritano. Sus padres eran personas piadosas de clase media que le dieron una cuidadosa formación religiosa. En la infancia, sin embargo, escuchó la palabra `` puritano '' generalmente como un término de desprecio en su vecindario (Murray 1991: 13).

Los libros, sin embargo, penetraron donde no había un predicador digno. Aproximadamente a la edad de quince años, Baxter se despertó y pasó `` muchos días con la conciencia palpitante '' a través de una lectura de Edmund Bunny Resolución. Fue Richard Sibbes ... Caña magullada que resolvió este estado de dolor. El libro, dice, le abrió el amor de Dios y le dio una aprehensión más viva del misterio de la redención (Murray 1971: 13-14).

Currier explica que la decisión de Baxter de ingresar al ministerio a los diecinueve años se debió a las serias impresiones que dejó la muerte de su madre y su escasa huida de la muerte ocurrió casi al mismo tiempo (1912: 113).

En Baxter encontramos un caso de formación de liderazgo bastante inusual. No recibió formación universitaria. Fue autodidacta. Sin embargo, estaba mejor educado que muchos de los que pasaron por las disciplinas formales de la vida académica porque leía mucho en todos los campos. Cuando tenía veintitrés años, fue ordenado en la catedral de Worcester. Después de dos años de predicar en varios lugares sin tener un pastorado establecido, fue a Kidderminster en 1640 como pastor (Fant 1971: 235).

Hubo muchas sombras oscuras en la vida de Baxter. Sufría de un problema de salud de por vida. Sin embargo, la debilidad agravante, el dolor insoportable, la tos y escupir sangre, y las constantes irritaciones de un cálculo renal grande en la edad adulta, contribuyeron a la urgencia de su predicación como `` un moribundo a un moribundo '' (Rooy 1965: 67-68).

Su teología pastoral de la misión

Baxter indica su fuerte énfasis en la misión en su teología pastoral. En su visión de futuro, aboga por lo que podemos llamar `` una estructura de misión / evangelización dentro de la iglesia ''.

La base para el deber del ministro

Baxter usa la comisión de Cristo como el fundamento del deber del ministro de difundir el evangelio a los incrédulos en el país y en el extranjero. Mantiene la posición de que la autoridad transmitida por la comisión no terminó con los apóstoles, sino que tiene validez hasta el fin del mundo y requiere la predicación a todo el mundo (Rooy 1965: 154). Esto requiere nuestra atención de que esta posición era contraria a lo que muchos enseñaban entonces.

Baxter actuó de acuerdo con lo que creía. Así como su filosofía de ministerio era el evangelismo, también lo era su dirección de ministerio. Además de su predicación, visitas y conferencias, Baxter desarrolló otros enfoques para el ministerio y la evangelización. Utilizó a los laicos intensamente en su ministerio. Creía que los laicos deberían visitar a quienes los rodeaban y compartir la fe cristiana con ellos. En resumen, estaba movilizando la fuerza evangelizadora de los laicos. Además, comenzó las reuniones de oración en toda el área y estas reuniones de oración para la evangelización (Fant 1971: 236).

Baxter cree que el mensaje principal del evangelio es de buenas noticias y esperanza. Proclamamos la vida y no la muerte, la salvación y no la condenación, el perdón y no el juicio, es la primera, grande y principal doctrina que debe ser proclamada. De hecho, hay un mensaje de ira y muerte. Pero este no es el mensaje principal. Como dice Baxter: `` Hay misericordia en Dios, hay suficiencia en la satisfacción de Cristo, la promesa es gratuita, plena y universal: puedes tener vida si quieres volver '' (1888: II.516).

Baxter parece implicar que a menudo hay una `` estructura de asociación '' dentro de una `` estructura de modalidad '' de la Iglesia. Él clasifica dos tipos de ministros: los ministros unificados `` que se dedican a convertir a los infieles y en un servicio itinerante de las iglesias '', y los ministros establecidos y fijos `` que tienen un cargo especial de cada iglesia en particular '' (1888: I.556). . El primero está en el ministerio general y, como tal, es `` un pastor en la iglesia universal '', (641) predicando al mundo incrédulo como aquel que está dedicado, separado y apartado para ese ministerio (IV.383). .

Este último predica a la congregación como su maestro ordinario. Sin embargo, un hombre puede ser hecho a la vez `` ministro en general, y pastor de esta o aquella iglesia en particular: y en reinos totalmente cristianos y sin iglesia, por lo general es más apto para hacerlo '' (I. 641). Para Baxter, el primer deber del ministerio sagrado es hacer cristiano al mundo y reunir a los hombres en la iglesia enseñándolos y bautizándolos (1888: IV. 151). Él dice: `` ¡Ay! La miseria de los inconversos es tan grande, que nos llama más fuerte a nuestra compasión (: IV. 381).

El motivo de los cristianos para testificar

Alexander H. Drysdale describe que `` el gran deseo de Baxter era vitalizar la religión popular y poner el poder vivificador del Evangelio en contacto directo con las masas '' (1889: 366).

Rooy resume la opinión de Baxter sobre el motivo básico de Christian para testificar:

El motivo básico cristiano para testificar es el amor de Dios. Su gloria es el fin último de toda acción redentora. La felicidad del hombre puede llamarse un fin próximo, ya que nuestra felicidad resulta del amor de Dios por nosotros y el nuestro por él. La gloria de Dios se nos revela más claramente en el Cristo encarnado. En respuesta al amor y la misericordia de Cristo, y no por temor a la ira y al juicio, el cristiano ama a Dios. El amor de Dios obliga al hombre a amar por el bendito ejemplo de misericordia de Cristo. Nuestro motivo más elevado debería ser como imágenes vivas para mostrar a Dios al mundo.


Rooy sostiene que el motivo de la compasión despertó cada vez más a Baxter a un sentido de la necesidad de misiones en el extranjero. La ignorancia y la tiranía en las llamadas tierras cristianas, el estado miserable de los paganos y la plaga de la división de idiomas lo mueven a confesar: `` No hay nada en el mundo que pese tanto en mi corazón como el pensamiento de las naciones miserables de la tierra (1965: 154).

Al exponer la instrucción de los nuevos cristianos, Baxter acentúa la doctrina esencial. Propone comenzar con las mayores verdades comunes en la comunicación del evangelio (1888: I. 592). Ponga las verdades esenciales y necesarias primero (40). Enseñe todo lo que es `` necesario para la salvación '' (II.387). Mantenga las verdades controvertidas más pequeñas en un segundo plano y ponga primero las verdades esenciales necesarias (I. 40).

Baxter indica que la predicación pública de la palabra requiere mayor habilidad y mayor vida y celo porque es la proclamación del mensaje profundo del evangelio en un lenguaje sencillo. No es poca cosa ponerse de pie ante una congregación y entregar un mensaje de salvación o condenación, como del Dios vivo, en el nombre de nuestro Redentor. No es fácil hablar tan claro, que los ignorantes nos comprendan y tan seriamente, que los corazones más muertos nos sientan y de manera tan convincente, que los caviladores contradictorios puedan ser silenciados (1888: IV. 383).

Baxter fue uno de los primeros predicadores en enfatizar un estilo oral en la predicación & # 8212un estilo de hablar& # 8212aunque solía leer sus sermones. Muchos de los pasajes de sus obras publicadas, como El llamado a los inconversos, son transcripciones de esos sermones que conservan su estilo característico & # 8212 que dan evidencia de una manera natural y conversacional de pronunciar (Fant y Pinson 1971: 237).


Richard Baxter y el origen del & # 8220Mere cristianismo & # 8221

& # 8220Mere cristianismo & # 8221 fue el término que C. S. Lewis empleó para describir el cristianismo esencial & # 8211 esas creencias cristianas fundamentales sostenidas a lo largo de los siglos por católicos y protestantes por igual. Lo que la mayoría de la gente no se da cuenta es que Lewis adaptó este término de un autor que escribió hace más de trescientos años. El nombre del autor era Richard Baxter, y sus escritos sobre los aspectos esenciales del cristianismo proporcionan un trasfondo útil para los puntos de vista articulados por Lewis.

Un clérigo protestante en Inglaterra, Baxter vivió de 1615 a 1691. Aunque casi olvidado hoy, Baxter fue un autor popular y prolífico en su época y durante muchas décadas después de su muerte. Escribió más de 160 obras separadas y casi 200, según algunas estimaciones. Un obispo anglicano dijo de Baxter que si hubiera vivido durante los primeros años del cristianismo, habría sido & # 8220 uno de los padres de la iglesia & # 8221. El famoso Dr. Samuel Johnson, cuando Boswell le preguntó qué libros de Baxter debería leer, respondió: & # 8220 Lee cualquiera de ellos, todos son buenos. & # 8221 En particular, el Dr. Johnson pensó que Baxter & # 8217s Razones para la religión cristiana & # 8220contenía la mejor colección de evidencias de la divinidad del sistema cristiano. & # 8221 Muchos años después de la muerte de Baxter, el famoso estadista inglés William Wilberforce llamó a los escritos de Baxter sobre la vida espiritual # 8220 un tesoro de sabiduría cristiana. & # 8221

Aquellos que deseen más información sobre Richard Baxter y la relación de su pensamiento con C. S. Lewis deben consultar a N. H. Keeble, & # 8220C.S. Lewis, Richard Baxter y 'Mere Christianity', & # 8221 en Cristianismo y literatura (Vol. XXX, No. 3, primavera de 1981), págs. 27-44.

A continuación se presentan algunas selecciones de las obras de Baxter & # 8217 que se relacionan con la idea de & # 8220Mere Christianity & # 8221:

De Baxter & # 8217s Church-history of the Government of Bishops (1680):

& # 8220Soy un CRISTIANO, un MEER CRISTIANO, de ninguna otra religión y la Iglesia de la que soy es la Iglesia Cristiana, y he sido visible dondequiera que la Religión y la Iglesia Cristianas hayan sido visibles: Pero ¿debes saber qué Secta o Partido Yo soy de Estoy en contra de todas las sectas y partidos en división: pero si alguno llama a Meer cristianos por el nombre de un partido, porque se unen al cristianismo, el credo y la Escritura, y no serán de ninguna secta dividida o contenciosa, yo soy de ese Partido que está tan en contra de los Partidos: Si el Nombre CRISTIANO no es suficiente, llámame CRISTIANO CATÓLICO no porque esa palabra signifique una mayoría herejeante de Obispos, sino porque significa uno que no tiene Religión, sino la que por Cristo y los Apóstoles fue dejado a la Iglesia Catholick, o el Cuerpo de Jesucristo en la Tierra. & # 8221

Desde & # 8220 hasta el lector & # 8221 en Baxter & # 8217s Un tratado de conversión, dirigido a los ignorantes y a los impíos:

& # 8220 Me gusta escuchar a un hombre insistir mucho en los mismos elementos esenciales del cristianismo. Porque tenemos un solo Dios, un Cristo y una fe para predicar y no predicaré otro evangelio para agradar a los hombres con variedad, como si nuestro Salvador y nuestro evangelio se hubieran vuelto obsoletos & # 8211 Porque son las verdades esenciales y comunes, como yo He dicho a menudo que vivimos a diario como nuestro pan y bebida. Y tenemos incomparablemente más trabajo por delante, para conocerlos mejor y usarlos mejor, que para saber más. El mar nos proporcionará más agua después de haber sacado miles de tinas, que cien de esos pozos y pozos de los que nunca hemos traído ninguno. & # 8221

Del prefacio de Baxter & # 8217s Ahora o nunca, o el creyente justificado y dirigido y los opositores y descuidados del evangelio convencidos.

& # 8220 Todo el que tenga todo lo necesario para la salvación, y sea serio y diligente en vivir de acuerdo con ello, será salvo, sin importar el error que tenga en él. Porque si es serio y diligente en la práctica de todas las cosas necesarias para la salvación, tiene todo lo necesario para la salvación, a saber. en la creencia y la práctica: y debe seguirse necesariamente, que sus errores y no contradice las cosas necesarias que sostiene y practica, o que no sostiene esos errores de manera práctica sino teórica, como una opinión, o una reflexión ineficaz en un sueño, lo que provoca no actuar y, en tal caso, el error no impide a nadie la salvación. & # 8221

Del prefacio de Baxter & # 8217s Ahora o nunca, o el creyente justificado y dirigido y los opositores y descuidados del evangelio convencidos:

& # 8220 La fe cristiana es el creer en una vida eterna de felicidad que debe ser ofrecida por Dios, con el perdón de todo pecado, como lo procuran los sufrimientos y los méritos de Jesucristo, a todos los santificados por el Espíritu Santo, persevera en el amor. a Dios, y a los demás, y en una conversación santa y celestial. Esta es la fe salvadora y el cristianismo, si consentimos y asentimos. Todo lo que era necesario para creer en la salvación, antes se pensaba que estaba contenido en el credo, y que era la prueba o símbolo de la fe cristiana y la religión cristiana es la misma, tiene la misma regla, prueba y símbolo en todos. siglos. Pero desde que la facción y la tiranía, el orgullo y la codicia se convirtieron en asuntos de la religión de demasiados, el vicio y el interés egoísta les ha ordenado cambiar la regla de la fe con sus adiciones, y hacer todo lo necesario para la salvación, como es necesario para su dominio universal afectado, y sus fines carnales. Y dado que la facción entró y ha dividido a la iglesia en muchas sectas (la griega, la romana, la armenia, la jacobita, la abasina y muchas más), parece adecuado para la secta más tiránica llamar a estas varias religiones y decir que todo hombre que se diferencia de ellos en cualquiera de sus opiniones o adiciones, que les agrada llamar artículos de fe, es de otra religión.

& # 8220 Si la palabra religión se toma en este sentido, y si todos los que concuerdan en una religión cristiana, se dice que son de tantas religiones, como opiniones diferentes, en puntos que algunos llaman necesarios, entonces respondo a la pregunta así: Él es el verdadero cristiano católico que no tiene más que una, la religión cristiana: y este es el caso de los protestantes, que, desechando las adiciones del papado, se adhieren a la primitiva sencillez y unidad: si los papistas, o cualquier otro, corrompen este religión con adiciones e innovaciones humanas, el gran peligro de estas corrupciones es que no las saquen de la sólida creencia y la práctica seria de ese antiguo cristianismo en el que todos estamos de acuerdo: entre los papistas, o cualquier otra secta, donde sus corrupciones no corrompiendo así su fe y práctica en lo esencial verdadero, es seguro que esas corrupciones no los condenarán. Porque el que verdaderamente cree en todas las cosas que son esenciales para el cristianismo, y vive en consecuencia con seria diligencia, tiene la promesa de la salvación; y es cierto, que cualquier error que cometa el hombre, no es incompatible con el verdadero cristianismo, o no es prácticamente incompatible con el verdadero cristianismo. , pero teóricamente sostenido, y por lo tanto no inconsistente como él lo sostuvo: porque ¿cómo puede ser inconsistente lo que realmente consiste en ello?

& # 8220Si un papista o cualquier otro sectario ama seriamente a Dios y a su hermano, y pone su corazón en la vida venidera, entréguese a los méritos y la gracia de Jesucristo, y a la santificación del Espíritu Santo, para ser capacitado. porque esa gloria, vive por la fe por encima del mundo, mortifica los deseos de la carne y vive voluntariamente en ningún pecado conocido, pero persigue más grados de santidad, no dudo de la salvación de esa persona más que de la vida de el que ha tomado veneno, pero en su boca y lo ha escupido de nuevo, o ha echado tan poco como la naturaleza y los antídotos expulsan; pero yo, por tanto, no suplicaré veneno, ni lo tomaré, porque los hombres pueden vivir que así lo tomen. & N.º 8221

De la Parte II de Baxter & # 8217s Ahora o nunca, o el creyente justificado y dirigido y los opositores y descuidados del evangelio convencidos:

& # 8220 Viven como aquellos que creen que deben ser miembros de la santa iglesia católica, y en ella tener la comunión de los santos. Entonces sabrás que no es como miembro de ninguna secta o partido, sino como miembro santo de esta santa iglesia, que debes ser salvo y que es el nombre de un cristiano el que es más honorable que el nombre de cualquier otro. división o subdivisión entre cristianos, ya sean griegos, papistas, protestantes, prelados, presbiterianos, independientes o bautistas. Es fácil pertenecer a cualquiera de estos partidos, pero ser cristiano, lo que todos pretenden, no es tan fácil.Es fácil tener un celo ardiente por cualquier partido o causa dividida, pero el celo por la religión cristiana no es tan fácil de encender o mantener vivo, pero requiere tanta diligencia para mantenerlo, como el celo dividido requiere para apagarlo. Es fácil amar una fiesta como una fiesta: pero mantener la caridad católica hacia todos los cristianos y vivir en ese santo amor y conversación que es requisito para la comunión de los santos, no es tan fácil. Satanás y la naturaleza corrupta se hacen amigos del amor y el celo de la facción, que se limita a un partido por una causa controvertida, pero son enemigos del amor de los santos, del celo por la santidad y de la caridad católica que proviene del espíritu de Cristo. . Verá, no los llamo a la división, ni a ponerse del lado de las sectas, sino a vivir como miembros de una santa iglesia católica, que consiste en todos los que son santos en el mundo y a vivir como aquellos que creen en la comunión de los santos. & # 8221

De Baxter & # 8217s Direcciones para los cristianos débiles para su establecimiento, crecimiento y perseverancia:

& # 8220 Directo. XIII. Domine sus pasiones y aborrezca todos los principios y prácticas poco caritativos, y viva en amor manteniendo la paz en sus familias y con sus vecinos, pero especialmente en la iglesia de Dios.

& # 8220 Especialmente sea muy tierno de la unión de los verdaderos cristianos, y de la paz de la iglesia & # 8217: cuando escuche a los hombres de varias sectas representarse unos a otros como odiosos, comprenda que es el lenguaje del diablo para sacarlo del amor, en el odio y las divisiones: y cuando debas hablar odiosamente del pecado de los hombres, habla con caridad de sus personas y prepárate para hablar del bien que hay en ellos, como del mal. No crea esa doctrina divisoria e infundada, que le dice que no puede repudiar suficientemente los errores de ninguna de las partes en la doctrina, el culto y la disciplina, sin una separación de retirarse de su comunión que le dice que usted es culpable de las faltas ministeriales de todos. pastor con el que te unes, o de las fallas de toda esa adoración en la que estás presente, que primero te separaría de toda sociedad y persona de adoración en la tierra, y luego te llevaría a renunciar a la adoración de Dios por ti mismo. Debes amar a los cristianos como cristianos, aunque tengan errores y faltas que repugnan por el orden correcto y la forma de adoración: así sea que no te unas a esa adoración que es sustancialmente mala, y tal como Dios hace completamente o que no cometes ningún acto real. pecad vosotros mismos, de que no apruebes los errores y faltas de los adoradores, y no justifiques su menor maldad o que prefieras la adoración no defectuosa y defectuosa antes que la que es más pura y conforme a la voluntad de Dios. Porque si bien todos los adoradores son defectuosos e imperfectos, toda su adoración también lo será: y si su pecado actual, cuando oran o predican con eficacia, no significa que aprueban sus faltas, mucho menos probará su presencia que permiten la defectos de los demás. El asunto con el que te encuentras es el de unirte a una congregación cristiana en el uso de las ordenanzas que Dios ha designado, suponiendo que los ministros y adoradores serán todos pecaminosamente defectuosos en el método, el orden, las palabras o las circunstancias: y soportarlo. lo que Dios soporta, y no rechazar lo que es de Dios por las faltas adherentes de los hombres, no más de lo que rechazarás todo plato de carne que esté mal cocido, siempre que no contenga veneno, y lo prefieres no antes mejor. & # 8221

De Baxter & # 8217s El carácter de un cristiano firmemente confirmado como también el de un cristiano débil y aparentemente:

& # 8220LII. Un cristiano en verdad es alguien que estima grandemente la unidad de la iglesia, y es grandemente contrario a todas las divisiones entre los creyentes. Así como hay en el cuerpo natural un aborrecimiento de desmembrar o separar cualquier parte del todo, así también hay en el cuerpo místico de Cristo. Los miembros que tienen vida, no pueden dejar de sentir el dolor de cualquier intento de atemperación: porque la abscisión es destrucción. Mueren los miembros que se separan del cuerpo. Y si hubiera alguna obstrucción o impedimento a la comunión, serán dolorosas o inútiles: siente en sí mismo la razón de todos esos mandamientos estrictos y fervientes exhortaciones. Hermanos, ahora os ruego por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya divisiones entre vosotros, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo espíritu. Si hay algún consuelo en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si mis entrañas y misericordias llenan mi gozo, que seáis de la misma opinión, teniendo el mismo amor, siendo unánimes, de No hagáis nada por contienda ni por vanagloria, sino por humildad, estimados unos a otros más que a sí mismos; no mirad cada uno por sus cosas, sino cada cual también por las de los demás. El Señor, os suplica, que andéis dignos de la vocación a la que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, con gran paciencia, soportándonos unos a otros en amor, esforzándonos por mantener la unidad del espíritu en el vínculo de la paz. Hay un cuerpo y un solo Espíritu, así como sois llamados en una sola esperanza de vuestro llamamiento a un solo Señor, por la fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que es sobre todos, y por todos, y en todos. Pero a cada uno de nosotros se nos da la gracia, según la medida del don de Cristo. & # 8217 Él mira la falta de caridad y las divisiones, con más aborrecimiento que los cristianos débiles ante la borrachera o la prostitución, u otros pecados atroces. Teme advertencias tan espantosas como Hechos xx.29,30. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces que no perdonarán al rebaño. Además, de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas, para arrastrar tras sí a los discípulos & # 8217, y no puede menospreciar una exhortación tan vehemente como la de Rom. xvi. 17, 18. “Ahora os ruego, hermanos, que se fijen en aquellos que causan divisiones y escándalos, contrarios a la doctrina que han aprendido, y evítenlos. Porque los tales no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a su propio vientre, y con buenas palabras y buenos discursos engañan el corazón de los simples. & # 8217 Por tanto, él mismo está tan lejos de ser divisor, que cuando ve a alguien alguien que hace divisiones entre los cristianos, lo ve como alguien que está destrozando el cuerpo de su amigo más querido, o como uno que está prendiendo fuego a su casa, y por lo tanto hace todo lo que puede para apagarlo como si conociera la confusión y la calamidad. a lo que tiende. Es cristiano y, por lo tanto, de un espíritu verdaderamente católico, es decir, no se hace miembro de un partido dividido, o de una secta que considera el interés y el bienestar del cuerpo, la iglesia universal, por encima del interés o predominio de cualquier persona. partido en absoluto y no hará nada por un partido que sea perjudicial para el conjunto o para la causa cristiana. Los mismos nombres de sectas y partidos le desagradan y podría desear que no hubiera otro nombre que el de cristianos entre nosotros, salvo los nombres necesarios del criminal, como el de los nicolaítas, por el cual los que han de ser debe ser conocido por los cristianos.

& # 8220 El cristianismo está confinado a una brújula tan estrecha en el mundo, que él no está dispuesto a contraerla todavía en una más estrecha. El partido más grande de cristianos divididos, ya sean griegos o papistas, es un cuerpo demasiado pequeño para que él lo tome por la iglesia católica (o universal). Se lamenta por la ceguera y la crueldad de la facción, que puede hacer que los hombres condenan al resto de la iglesia por el interés de su propia secta y tomen a todos aquellos como no cristianos que son mejores cristianos que ellos mismos. El cristiano confirmado puede distinguir entre los fuertes. y débiles, los miembros sanos e inseguros de la iglesia, sin desmembrar a ninguno, y sin separaciones injustificables de ninguno. Él adorará a Dios de la manera más pura que pueda, y se unirá localmente a esas asambleas, donde, considerando todas las cosas, puede honrar más a Dios, recibir la mayor edificación y no pecará por tener comunión con nadie. Distinguirá suficientemente entre una asamblea santa y ordenada y una corrupta y desordenada, y entre un pastor fiel y capaz, y un asalariado ignorante o mundano. Él desea que los pastores de la iglesia hagan la debida separación mediante la santa disciplina de Cristo, que puede prevenir la separación desordenada de la gente. Pero a pesar de todo esto, no negará su presencia en justa ocasión, a ninguna congregación cristiana que adore a Dios en verdad, aunque con muchas imperfecciones modales, para que no le impongan ningún pecado como necesario para su comunión con ellos. Tampoco negará la comunión espiritual de fe y amor a aquellos con quienes no tiene comunión local: él sabe que toda nuestra adoración de Dios es pecaminosamente imperfecta, y que es un principio divisorio para sostener, que no podemos unirnos con nadie que adorar a Dios de una manera defectuosa porque entonces no debemos unirnos a la adoración de nadie en la tierra

& # 8220 Si bien los hombres que son todos imperfectos y corruptos son los adoradores, la forma de su adoración será tal como ellos, en cierto grado, imperfectos y corruptos. El cristiano sólido tiene un ojo en todas las iglesias del mundo, al determinar tales cuestiones considera qué culto se ofrece a Dios en las iglesias de los diversos partidos de cristianos, los griegos, armenios, abassinos, luteranos, así como lo que se hace en el país donde vive y considera si Dios repudia y rechaza el culto de casi todas las iglesias del mundo, o no porque no se atreve a rechazarlas más de lo que Dios las rechaza. Tampoco se separará voluntariamente de aquellas asambleas donde aún permanece la presencia de Cristo, en su espíritu y aceptación. Su conocimiento más completo de la naturaleza bondadosa, el oficio y la ternura de Cristo, junto con un mayor amor por sus hermanos, lo hace juzgar en esto con mayor delicadeza que los jóvenes cristianos censuradores. Y su humilde conocimiento de sus propias debilidades, lo hace más compasivo con los demás. Si pensara que Dios no rechazaría todo ese orden, y no pronunciaría correctamente sus oraciones, tendría miedo de ser rechazado él mismo, quien todavía es consciente de una falla mayor en sus propias oraciones, que un mero defecto en las palabras y el orden incluso. de una gran deficiencia en esa fe, deseo, amor, celo y reverencia que deben manifestarse en la oración. Aunque es más aprensivo que otros, de la excelencia y la necesidad de la santidad y la espiritualidad del alma en la adoración, sin embargo, es más juicioso y caritativo que los jóvenes cristianos malhumorados y apasionados, que piensan que Dios juzga como ellos, y no ve gracia donde ellos no ven ninguna y toma todo por supersticioso o fanático, que difieren de sus opiniones o forma de adoración o que está tan dispuesto a llamar a todo error en el método o en las palabras de oración, idolatría o adoración de la voluntad, como los que hablan no lo que saben, sino lo que han oído decir delante de ellos a algunos maestros a quienes reverencian. `` El que habita en el amor, habita en Dios, y Dios en él: & # 8217 y el que habita con Dios, es más probable que conozca mejor su mente, en cuanto a sus hijos y su adoración, que el que habita en la ira, orgullo y parcialidad.

& # 8220LIII. 1. En verdad, un cristiano no solo es celoso de la unidad y la concordia de los creyentes, sino que la busca en los términos correctos y de la manera más adecuada para lograrla. La unidad, la paz y la concordia son como la piedad y la honestidad, cosas tan incuestionablemente buenas, que apenas hay hombres de razón y sobriedad común, que alguna vez se haya escuchado oponerse a ellas directamente y por sí mismos: por lo tanto, todos los que son enemigos de ellos, son sin embargo, los pretenden y se oponen a ellos 1. Sólo en sus causas. 2. O de forma encubierta y con otro nombre & # 8230

& # 8220 El cristiano fiel y juicioso sabe que hay tres grados o tipos de comunión cristiana, que tienen sus varios términos. 1. La comunión universal de la iglesia que todos los cristianos, como tales, deben tener entre sí & # 8230

& # 8220 [L] os términos de [esta] comunión católica, él sabe, son como estos: 1. Deben ser como los términos de la comunión de la iglesia en los días de los apóstoles. 2. Deben ser los que se expresan clara y ciertamente en las Sagradas Escrituras. 3. Y como la iglesia universal ha sido realmente acordada en algunas épocas desde entonces. 4. Y es más probable que esos puntos sean tales, en los que todas las diferentes partes de los cristianos están de acuerdo como necesarios para la comunión hasta el día de hoy (eso es lo que llamamos no aquellos cristianos que niegan lo esencial del cristianismo.) 5. Todo hombre en las edades anteriores de la iglesia fue admitido a esta comunión de la iglesia católica, quien en el voto o pacto bautismal se entregó a Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. , como su Creador, Redentor y Santificador, su Dueño, Gobernador y Padre, renunciando a la carne, al mundo y al diablo. & # 8221

John G. West

Discovery Institute es una organización sin fines de lucro impulsada por seguidores. Si valora la información y las ideas aquí, considere hacer una donación.


De una sentencia de prisión de 121 años a presidente de racismo apesta | La historia de Richard Baxter

Richard Zobon Baxter, de 34 años, es un nativo de Tulsan que tiene una historia que se lee como una narrativa de la escuela a la prisión sacada de Michelle Alexander's & # 8220New Jim Crow & # 8221 sin embargo, su giro justifica una visita a & # 8220The Ellen Espectáculo DeGeneres. & # 8221

Baxter superó probabilidades insuperables cuando se alejó de una sentencia de prisión de 121 años.

Richard es hijo de dos padres inmigrantes trabajadores, Emanuel y Judee Kroteh Baxter, ambos de Liberia, que se encuentra en la costa de África occidental. Viajaron a los Estados Unidos en la década de 1970 para seguir & # 8220El sueño americano & # 8221.

Baxter inicialmente asistió a la Memorial High School, pero fue expulsado después de recibir demasiados pases de tardanza y ausencia. Cuando estaba en la escuela, era conocido como el payaso de la clase.

Se mudó a Edison High School, pero sus continuas travesuras lo llevaron al Centro de Detención Juvenil de Tulsa por robo. Debido a sus ausencias en Edison, los maestros se negaron a dejarlo avanzar al siguiente grado. Pero estaba decidido a graduarse a tiempo, por lo que se trasladó a Thunderbird Youth Academy, una escuela militar, en Pryor, Oklahoma.

Al graduarse de la Academia, Baxter tenía un plan: enlistarse en el ejército para usar el G.I. Facture dinero para pagar la universidad, obtenga un título en administración de empresas y contabilidad y luego abra una línea de ropa inspirada en Hip Hop / África después de graduarse de la universidad. Desafortunadamente, sus planes se vieron truncados debido a un impulso que lo ha perseguido desde su adolescencia.

Dos CD, por un valor total de 22 dólares, hicieron que Baxter perdiera su carrera militar y aplastaron la probabilidad de que se graduara de la universidad para abrir su propio negocio.

Después de ser dado de alta, Baxter se deprimió gravemente. Debido a los delitos graves, adquirió en su adolescencia y al principio de los 20 que tuvo dificultades para encontrar empleo, y regresó a la vida de un estafador callejero. Presionó drogas para obtener dinero extra para pagar el alquiler, comprar un vehículo y mantener a su bebé recién nacido.

En 2002, Baxter le quitó un arma a un guardia de seguridad. Pasó seis meses en la Correccional David L. Moss. Le pidió a Dios que lo dejara escapar y prometió no volver a robar nunca más. Y a pesar de las oraciones de su familia, fue declarado culpable.

No era una mala persona, simplemente estaba tratando de sobrevivir a un sistema que no permite segundas oportunidades a los que alguna vez estuvieron encarcelados.

Un día, el Departamento de Policía de Broken Arrow detuvo a Baxter por conducir con una placa caducada. Los policías revisaron su identificación y descubrieron que Baxter conducía con una licencia suspendida y que su vehículo no estaba asegurado, pero eso no fue ni siquiera la peor parte. Una vez que estuvo esposado, los agentes registraron ilegalmente el vehículo y descubrieron una mochila llena de drogas.

"Tu hija tendrá nietos cuando salgas", dijo uno de los oficiales.

Baxter fue enviado al Centro de Justicia Criminal David L. Moss y alojado con presos con delitos similares. El día del juicio, Baxter sabía que sus peticiones a Dios estaban casi cumplidas. Sabiendo esto, oró lo que describe como una oración honesta:

“Dios, si tengo que pasar el resto de mi vida en prisión, solo te pido que estés aquí conmigo. Te doy mi paseo y hablo de aquí en adelante ".

El jurado condenó a Baxter a 121 años y 7 días en la instalación correccional de Lawton, en Lawton, Oklahoma.

Estaba en shock y pensó que su vida había terminado.

Su padre y su tío estaban en el juzgado del condado de Tulsa el día en que se leyó su sentencia. Después del juicio, su padre, Emmanuel, pensó que su hijo solo recibió 20 años, pero luego descubriría por teléfono de su hijo que la sentencia era de 121 años.

"¡No se lo digas a mamá, no se lo digas a mamá!" Baxter suplicó a su padre.

Cuando un recluso recibe una sentencia de por vida, lo colocan inmediatamente en una vigilancia de suicidio de 48 horas. Durante la vigilancia de suicidio, los prisioneros son llevados a una habitación vacía, desnudos y entregados una manta con textura de servilleta y un gran bote de plástico que se usa como cama. La temperatura se mantiene deliberadamente a baja temperatura, lo que ayuda a que la mente del recluso se concentre en el frío y no en su sentencia. Las personas que están bajo vigilancia suicida ni siquiera se permiten la comodidad de sus materiales religiosos por temor a intentar arrancar las páginas de los libros para asfixiarse.

Baxter no intentó suicidarse, pero estuvo en una neblina mental durante dos semanas hasta que un día se dio cuenta de lo que le rodeaba.

Su hermano animó a Richard, & # 8220Consíguete unos zapatos, consigue un televisor y ponte cómodo. & # 8221

Pero Baxter nunca aceptó la sentencia de por vida. En lugar de jugar a las cartas o pasar sus horas viendo televisión, eligió pelear usando su mente y estudió casos judiciales similares en la biblioteca legal de la prisión.

Encontró varios casos judiciales similares en los que los reclusos pudieron escapar de la cadena perpetua e inmediatamente envió la información a sus abogados.

La determinación y tenacidad de Baxter era evidente. Presentar sus propias mociones, que citaban el caso de la Corte Suprema de Nueva York contra Belton, Kelly contra el Estado y Arizona contra Grant, a su abogado, Curtis Allen, lo llevó finalmente a su libertad.

Baxter ganó la apelación en 2010 y decidió que el sistema de justicia tiene fallas drásticas y que no podía quedarse al margen esperando que otra persona cambiara lo que él mismo podría autorizar para cambiar. Tras su liberación de la prisión, Baxter se inscribió en Tulsa Community College for Paralegal Studies. Baxter ahora trabaja como asistente legal en Tate Law Firm y pasante en la Oficina de Defensores Públicos de Tulsa. Baxter actualmente continúa su educación para convertirse en un abogado de pleno derecho. Baxter dice

"Soy una prueba viviente de que el sistema de justicia estadounidense está empañado, pero planeo pulirlo".

Richard Baxter es ahora el presidente de Racism Stinks, una organización que se enfoca en erradicar los prejuicios raciales en su ciudad natal de Tulsa, especialmente dentro del Departamento de Policía de Tulsa.

En 1921, Tulsa sufrió la peor masacre racial en la historia de Estados Unidos a manos de su comunidad blanca. Su organización busca reparar las heridas de una masacre que mató a más de 400 afroamericanos y dejó a 10,000 miembros de la comunidad afroamericana sin hogar.

Cada año, durante el fin de semana del Día de los Caídos, su organización organiza la Carrera Contra el Fin del Racismo en el centro de Tulsa. La carrera recorre la ruta que tomó la masa masacre en 1921.

El viaje de Richard Baxter muestra que las circunstancias de uno pueden cambiar si están lo suficientemente determinadas, y su raza promete las posibilidades del sueño que el Dr. Martin Luther King, Jr. compartió una vez con todos nosotros.

Fotografía de Black Wall St. Times | Richard Baxter posa con el vicepresidente de Racism Stinks, Colton Barnaby, y miembros de la comunidad en Tulsa.


6 pensamientos sobre & ldquo Richard Baxter & rdquo

muchas gracias, este sitio ESTÁ haciendo buenos cambios en mi vida, Dios los bendiga por su trabajo.

¡Gracias por tu testimonio! ¡Que el reino de Cristo y # 8217 siempre avance!

Leí por primera vez una copia de Richard Baxter & # 8217s & # 8216 Reformed Pastor & # 8217 alrededor de 1972, y desde entonces me han ofrecido algunas obras más suyas para leer.
De parte de los Estudiantes Cristianos de la escuela secundaria & # 8217 Fellowship, ¡Dios ha sido muy bondadoso con nosotros!
Ahora tengo mucha más edad, mucho más en oportunidades y responsabilidades tanto en la Iglesia como en los espacios & # 8216secular & # 8217.
Me parece que las raíces fundamentales de las aflicciones en el mundo y de las herejías en la iglesia pueden tener diferentes tonalidades con el estado de la luz del sol en el horizonte, ¡pero siguen siendo esencialmente las mismas!
Aquí es donde obras como estas siguen siendo eternamente relevantes, no es que uno pueda compartir todos los rigores y la severidad de cada oración, ni las cuestiones problemáticas son perfectamente idénticas, gran parte de los PRINCIPIOS de su amor y compromiso con el Señor y Su reino siguen siendo los mismos. Los requisitos para hoy y muchas de las palabras directas de Dios, tal como las expuso, siguen siendo muy útiles.
Estaba buscando muy ampliamente en & # 8216Christian Spirituality & # 8217 cuando encontré este sitio tan generoso y útil, en estos & # 8216 & # 8216; últimos días & # 8217 cuando el mundo y la Iglesia se ven y se sienten tan similares en los tonos y tanto dolor.
¡MILLONES DE GRACIAS POR LA GRAN GENEROSIDAD Y QUE DIOS CONTINUE GUIANDO Y BENDIENDO SUS ESFUERZOS!

¡Sin duda eres bienvenido!

En utube, dos lecturas diferentes de RB: la cura de la melancolía, de Christian Praise and Worship. ¿Alguien sabe cómo dos textos diferentes del mismo sermón?


Acerca de esa cita de Richard Baxter: Parte II

La Parte I sentó las bases esenciales necesarias para comprender el consejo de Baxter & # 8217 en la Pregunta 109. Pero para abordar dicha pregunta, también es útil examinar otras preguntas circundantes en el Directorio que abordan el mismo problema desde diferentes ángulos. Con este fin, la Parte II discutirá las Preguntas CIII, CIX, CX y CXI en orden numérico (e invocará algunas otras secciones del Directorio por el camino).

Pregunta CIII

¿Deben los pastores trasladarse de una iglesia a otra siempre que el magistrado nos ordene, aunque el obispo lo contradiga, y la iglesia consienta en no despedirnos y así de otros casos de desacuerdo?

Como en el alma del hombre, la guía intelectual, la voluntad y el poder ejecutivo concurren, así en los casos de la iglesia de esta naturaleza, el gobierno potestativo del magistrado, la guía directiva de los pastores principales y el amor atractivo de la iglesia. todas las personas (que son la principal causa inferior, final) deben estar de acuerdo y cuando no lo hacen es confusión: y cuando se rompe el orden de Dios que exige su concurrencia, es difícil saber qué hacer, en tal división que Dios no permite como es saber si debo participar con el corazón contra la cabeza, o con la cabeza contra el estómago y el hígado, en el supuesto de inclinaciones o intereses cruzados cuando, como la naturaleza supone, o una concordia de inclinación e interés, o de lo contrario, la ruina, la enfermedad y la muerte de la persona: y la cura debe ser reconciliándolos, en lugar de saber con quién ponerse del lado del resto.

Como ocurre con las facultades del alma razonable, la concurrencia de todos los poderes es ideal. Aunque el intelecto, la voluntad y el juicio son distintos, están entrelazados y, cuando funcionan correctamente, actúan en unidad: desear el bien, comprender la verdad y realizar la justicia. Aunque las facultades son conceptual o formalmente distintas, el alma humana es una sustancia simple e inmortal que no está sujeta a división o aniquilación. [1]

Aunque la analogía más común en las discusiones sobre los poderes temporales y espirituales de una sociedad ha sido históricamente la del cuerpo y el alma, [2] la ilustración de la elección de Baxter fue el intelecto y la voluntad o, alternativamente, la cabeza y el corazón. En cualquier caso, el punto es la conexión orgánica entre los dos. & # 8220El gobierno [tanto de la iglesia como del estado] es un acto divino, que imita a la naturaleza & # 8221, dijo Baxter en el Santa Commonwealth. & # 8220Los filósofos se han preocupado por discutir si el Intelecto de la Voluntad es el primer principio de las operaciones del alma & # 8217s. & # 8221 Pero Baxter sugiere una solución fácil, que también ilustra la dinámica iglesia-estado. El intelecto es el primer principio del alma & # 8220especificación quoadem, & # 8221 mientras que el testamento es el primero & # 8220Ejercicio quoad. & # 8221 Es decir, el intelecto es el primer principio según especificación, y la voluntad es el primer principio según ejercicio. Del mismo modo,

Es una Commonwealth muerta ... eso es sin el Magistrado: y es una Commonwealth loca ... que no tiene Iglesia ni Ministerio. Creo que los que separarían el Intelecto de la Voluntad, el Cerebro del Corazón, el Poder Directivo del Imperial no son mejores amigos de la Commonwealth que el que liberaría a un hombre de la presunción de su fantasía cortándole la cabeza. , o de las pasiones de su corazón sacándolo de su cuerpo. [3]

Una vez más, la teoría de la iglesia y el estado de Baxter, lo que podría denominarse una teoría & # 8220integralista & # 8221 hoy, [4] y que era convencional en ese momento [5] - se muestra en esta analogía. Pero Baxter reconoce que, al igual que en el cuerpo y el alma humanos caídos, es probable que ocurra la & # 8220enfermedad & # 8221 de confusión y desorden. De hecho, teólogos como Agustín y Aquino a menudo caracterizaron la esencia del pecado como desorden [6]. Baxter, por lo tanto, ofrece una guía para una situación tan lamentable y antinatural.

Baxter dice que, en este caso, cuando hay un conflicto entre el intelecto y la voluntad, o la cabeza y el corazón, primero buscará su propio & # 8220 último fin, la gloria de Dios & # 8221 - que corresponde a la final fin de la iglesia y el estado, y luego al & # 8220 bueno de las almas y el bienestar de la iglesia. & # 8221 Por último, él buscaría el & # 8220people & # 8217s interés & # 8221 - es decir, el bien común que necesariamente incluye a ambos intereses temporales y espirituales, que es el & # 8220 fin del orden de [tanto] la magistratura como el ministerio. & # 8221 Agrega que los fines son mejores o más importantes que los medios (dentro de lo razonable, por supuesto).

En consecuencia, haría todo lo posible para preservar dichos fines, en el orden de importancia proporcionado, haciendo & # 8220todo las cosas para la edificación & # 8221. De manera bastante abrumadora, Baxter instruye que el bien de la iglesia debe ser considerado a la luz de todo el (es decir, ámbito nacional), no una parte (es decir, la congregación local), y el todo debe considerarse a la luz de la historia, pasada y presente, no solo el momento presente. Agrega en una pregunta posterior (Q. CV) que los cristianos deben & # 8220 mirar al bien público y al interés de la religión [verdadera], más que a su congregación en particular. & # 8221 Y aún más, & # 8220 no ir fácilmente en contra de los mandatos del magistrado & # 8217 a menos que aparentemente sean ilegal, y en detrimento o ruina de la iglesia. require [de lo contrario]. & # 8221

Como regla general, Baxter obedecería al magistrado & # 8220 formalmente por motivos de conciencia. en todas las cosas que pertenecen a su oficio. & # 8221 Que, los detalles, circunstanciales, y accidentes que pertenecen al derecho humano (político y eclesiástico). Y en el caso de Q. CIII- el de la simple mudanza de una congregación a otra - Baxter cumpliría, pero solo por el bien del orden civil y & # 8220 preservación del orden de la iglesia en los casos en que no sea gravemente perjudicial para la iglesia y el Evangelio. & # 8221

Si uno está familiarizado con la persuasión política general de Baxter, su aversión al desorden no es sorprendente. Fue su miedo al desorden y el caos, y el & # 8220Levelling spirit & # 8221 que vio enloquecer durante los años de la Guerra Civil (1642-1651), lo que lo llevó a despreciar la democracia directa y el igualitarismo de cualquier tipo. La conducta y el procedimiento ordenados eran también indispensables para la salud de la iglesia. Apenas se puede imaginar cuál sería su reacción ante los disturbios civiles de hoy en medio de una pandemia. Un hipocondríaco notorio, probablemente habría estado postrado en cama.

Sin embargo, si su traslado de una iglesia a otra, no está considerando aquí completo la eliminación, fíjate, era probable que fuera perjudicial para la iglesia, & # 8220 como en los tiempos arrianos & # 8217, cuando los emperadores eliminaron a los ortodoxos de todas las grandes iglesias para colocarlos en los arrianos, & # 8221 afirma enfáticamente que él & # 8220 no se retiraría obedientemente [sic] y voluntariamente. & # 8221 En tal escenario, incluso si tanto los obispos como los magistrados estuvieran de acuerdo en la determinación, Baxter todavía no cumpliría porque & # 8220Dios nunca les dio tal poder contra las almas de los hombres # 8217 y el Evangelio de Cristo y no hay más poder que el de Dios. & # 8221 La salud de la iglesia tiene prioridad incluso sobre el orden y la deferencia a la autoridad.

Baxter agrega la advertencia de que si su desobediencia a la orden del magistrado, que nunca debe ser violenta, podría inducir a la violencia a un mayor interés de la iglesia y arriesgar el sufrimiento de sus miembros, y aquí debemos asumir violencia literal. él entonces formalmente cumplir. Pero Baxter se asegura de señalar que aquí los magistrados exceden los límites de su autoridad al ordenar esta (hipotética) remoción si lo hace sin el consentimiento de los obispos o pastores.

Este es no lo mismo que tratar de preservar el testimonio público de la iglesia, un concepto del que algunos comentaristas están obsesionados con hablar hoy en día, y generalmente con una definición de trabajo errónea de & # 8220 testimonio público & # 8221, que generalmente incluye alguna idea de preservar el capital social, no doctrinal pureza de proclamación. De hecho, debido al contexto, Baxter no habría tenido que considerar tal cosa. Más bien, como se dijo, le preocupa verdadero, incluso violenta, persecución. Tenga en cuenta también que a lo largo de todo ese Baxter se está abordando el caso hipotético relativamente leve de simplemente recibir la orden de transferir su pastorado a otra iglesia en contra de su preferencia, no abandonar la iglesia o el ministerio por completo.

Baxter cierra la investigación de Pregunta CIII diciendo que este desglose básico puede servir como una guía general para tales casos:

He hablado de esta instancia, ya que se refiere a todos los demás casos de diferencia entre el poder del magistrado, el pastor & # 8217s [el propio Baxter en este escenario] y el interés de la gente, cuando no están de acuerdo, y no en este caso. solo.

Pregunta CIX

Llegamos ahora al famoso y citado pasaje en cuestión. Sin embargo, la sección normalmente no se cita en su totalidad, como se hará aquí.

¿Podemos omitir las asambleas de la iglesia en el día del Señor, si el magistrado las prohíbe?

  1. Una cosa es omitirlos por un tiempo y otra es hacerlo de manera ordinaria.
  2. Una cosa es omitirlos en formal obediencia a la ley y otra cosa para omitirlos por prudencia, o por necesidad, porque no podemos cumplirlos.
  3. La asamblea [en sí] y el circunstancias del conjunto hay que distinguir.

He agregado cursiva para enfatizar palabras particulares en la cita anterior. Revisaré su importancia más adelante, especialmente la distinción entre formal y material obediencia. Lo que Littlejohn y otros no hacen es citar o mencionar el contenido de la siguiente pregunta, un desafortunado descuido porque, aunque CIX es ciertamente pertinente para nuestro contexto COVID-19, la instrucción de Baxter a partir de entonces es, quizás, aún más relevante y útil. La cuarta explicación de Pregunta CIX, por lo general se omite (alimenta la consulta posterior) lee, & # 8220Pero si son solo algunas circunstancias de ensamblar que nos están prohibidos, ese es el próximo caso por resolver. & # 8221 Y Baxter hace precisamente eso en la siguiente sección.

En nuestro propio tiempo de pestilencia, los gobernadores estatales no han prohibido las asambleas de la iglesia. ad sempre, a perpetuidad, aunque pueda parecerlo. Dependiendo del estado, se ha permitido que las iglesias se reúnan en el interior en cantidades limitadas, al aire libre o de forma remota, por supuesto. Sin embargo, debe recordarse que en Pascua, fue necesaria la intervención de un juez federal a última hora para evitar que el gobierno de Kentucky arrestara a los feligreses para que no se reunieran en un estacionamiento. Aunque California ha retrocedido recientemente en sus procedimientos de reapertura, las restricciones en cuestión en el caso de South Bay, y también en el caso de Calvary Chapel, no constituyeron una prohibición completa de la actividad religiosa, obviamente. Lo que estaba en juego era la inequidad de las restricciones impuestas a las iglesias en comparación con las de, digamos, casinos y similares. Por lo tanto, la discusión de Baxter & # 8217 sobre la limitación de la circunstancias y accidentes de montaje es más relevante.

Pregunta CX

Aquí en Pregunta CX, veremos por qué el trabajo de base establecido por Junius y Zanchi en la Parte I es tan esencial para comprender la visión de Baxter sobre los límites de la autoridad civil y la naturaleza de las leyes (humanas) justas.

¿Debemos obedecer al magistrado si solo nos prohíbe adorar a Dios, en tal lugar, país, o en tal número, o similar?

Al responder a esto, Baxter distingue entre determinaciones por el magistrado (es decir, especificaciones responsables de conclusiones puras o principios extraídos de la ley natural) de & # 8220 circunstancia, & # 8221 & # 8220 modo, & # 8221 o & # 8220 accidentes & # 8221 que (a) & # 8220 claramente destruyen el culto o el fin, & # 8221 y (b) los que no lo hacen. Proporciona varias hipótesis para ilustrar esta distinción, considerando órdenes civiles que pertenecen al tiempo (circunstancia), ubicación (modo) y número (accidentes) de los feligreses en las asambleas de la iglesia, en cada caso ejecutando su análisis a través de la distinción antes mencionada.

Basándonos en Junius y Zanchi, ya hemos visto que el derecho humano es propiamente competencia del magistrado y que puede modificarlo. Para revisar, la ley humana en sí es doble (una combinación de elementos mutables e inmutables): 1) las implicaciones o conclusiones de la ley natural elaborada, y 2) la determinaciones o aplicación de dichas implicaciones a circunstancias particulares. Sin embargo, este ámbito no es ilimitado. Las conclusiones de la ley humana deben estar siempre de acuerdo con la ley natural y determinaciones nunca debe frustrar el fin del objeto al que está aplicando las conclusiones de la ley natural, ni atentar contra el bien común. En Baxter & # 8217s Directorio vemos el reconocimiento de estos límites, evidente en sus distinciones con respecto a determinaciones en las hipotéticas de Pregunta CX.

Si un magistrado ordena que las iglesias solo se reúnan una vez al año o, alternativamente, solo durante & # 8220 seis o siete minutos a la vez & # 8221, aunque esto constituye solo un cambio en circunstancias de asamblea, Baxter dice que este orden es de clase (a) anterior, es decir, destruye claramente la adoración (el fin de la iglesia). Es insostenible determinación, mal adaptado y desproporcionado para su fin (el bienestar de la iglesia que es propio del magistrado y deber). Por otro lado, si el magistrado determina que las iglesias no se reunirán hasta las nueve en punto o adorarán en la noche, tal orden pertenecería a la clase (b), no destruye la adoración o el fin del objeto al que se aplica.

Baxter continúa enumerando ejemplos aún más pertinentes para nosotros. Si un magistrado declara que las iglesias no pueden reunirse & # 8220 pero a cuarenta millas de distancia una de otra, & # 8221, o que sólo pueden reunirse en una instalación que albergará & # 8220 pero la vigésima parte de la iglesia, & # 8221 o eso & # 8220 nunca predicarás en ninguna ciudad o lugar poblado, sino [solo] en un desierto lejos de los habitantes, & # 8221, aunque estas órdenes solo tocan en el lugar, claramente & # 8220 destruyen o frustran la obra que Dios nos ordena. & # 8221 Sería totalmente diferente, agrega Baxter, si el orden en cuanto a la ubicación simplemente prohibiera & # 8220 lugares inconvenientes & # 8221 o limitara el ministerio de iglesias particulares por límites parroquiales sensibles. En el último escenario, el magistrado estaría en su derecho de determinar los accidentes y circunstancialesde la Iglesia.

Suponga además que un magistrado prohíbe las asambleas de la iglesia que tienen menos de cien mil asistentes, o, a la inversa, que exceder cinco o seis asistentes. En este caso, una vez más, Baxter dice que aunque el magistrado es simplemente determinando los accidentesde la iglesia (es decir, el número permitido de asistentes), el orden destruye el trabajo adecuado y el fin de la iglesia. Es un orden ilógico e injusto. & # 8220 Porque el primer [escenario] será imposible y la segunda manera [la iglesia] debe mantener las asambleas de la iglesia sin ministros, cuando no hay tantos como para que cada pequeño número tenga uno. & # 8221 Cambiando lo hipotético, Baxter dice que si el magistrado simplemente ordenara que las iglesias no se reunieran en números superiores a diez mil o menos de diez, entonces dicha orden mantendría la validez.

Por si acaso, Baxter incluye una bonificación hipotética con respecto a la ortodoxia. Si el magistrado exigiera que una iglesia admita a un ministro arriano y niegue a uno trinitario, entonces ha habido un caso claro de extralimitación tiránica. Lo mismo es cierto si la ley establece que solo los ministros ordenados en Jerusalén o Roma pueden predicar o que solo los devotos del Concilio de Trento (es decir, los católicos) pueden ocupar cargos ministeriales. Aunque, en estos casos, el magistrado solo dicta lo que una iglesia puede escuchar, está socavando todo su ministerio y su fin designado: está yendo más allá del ámbito de la ley humana hacia los detalles doctrinales de la iglesia, más allá de los límites de la ley humana. circunstanciales. Pero, recordando el hipotético anterior (CIII), si un magistrado simplemente sustituye a un ministro ortodoxo calificado por otro, entonces no ha habido un asalto a la doctrina y el ministerio de la iglesia, incluso si se siente un poco asfixiada por la participación del magistrado.

En todos estos casos, cuando el magistrado golpea el ministerio y el fin adecuado de la iglesia, se le debe resistir. Los cristianos & # 8220 deben sufrir, y no obedecer, & # 8221 porque la obediencia en ese caso constituiría & # 8220 [ing] sobre Dios & # 8217s adoración & # 8221. & # 8221

Cristo dijo: & # 8216 Cuando te persigan en una ciudad, huye a otra: & # 8217 pero nunca dijo: Si te prohíben predicar en cualquier ciudad o lugar poblado, obedece. El que dijo, & # 8216 predicar el Evangelio a toda criatura, a todas las naciones y a todo el mundo, & # 8217, y que & # 8216 quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, & # 8217 no nos permite abandonar las almas de todos los que habitan en ciudades y lugares populosos, y predicar solo a unas pocas cabañas en otros lugares; no más de lo que nos permitirá amar, compadecer y aliviar los cuerpos solo de esos pocos, y tomar ninguno para nuestros vecinos que habitan en las ciudades, sino con sacerdotes y levitas para pasar.

Al decir esto, Baxter debe haber tenido en mente la Gran Expulsión de su propia época y los otros actos restrictivos de la Restauración incorporados en el Código de Clarendon (es decir, la Ley de las Cinco Millas (1665), la Ley del Conventicle (1664), la Ley de Uniformidad ( 1662), Ley de Sociedades Anónimas (1661)). Durante gran parte de sus últimos años, Baxter estuvo ocupado con su mala salud o con un litigio relacionado con su violación del Código de Clarendon.

Para ser claros, Baxter es no diciendo que el magistrado no tiene autoridad para dictar la hora, el lugar y el número de asistentes a las asambleas de la iglesia. Pero está limitando esta autoridad, y por una razón particular, de acuerdo con una cierta lógica extraída de la tradición jurídica clásica y la jerarquía del derecho y la formulación del derecho humano delineadas en la Parte I. Pregunta CXI revela además el pensamiento de Baxter sobre este tema.

Pregunta CXI

¿Deben los súbditos o sirvientes abstenerse de las conferencias semanales, la lectura o tales ayudas, por encima del culto del Señor & # 8217s día & # 8217s, si los príncipes o los amos lo ordenan?

Aquí Baxter distingue entre un & # 8220 mero sujeto, o persona gobernada & # 8221, es decir, un ciudadano libre, y un sirviente, esclavo o niño (es decir, aquellos bajo una autoridad intermedia además del estado). Baxter también distingue entre obstáculos de verdadero necesidad o & # 8220 justa causa & # 8221 y aquellos de & # 8220 profana malignidad & # 8221 Dios ha ordenado que no solo honremos el sábado, sino que busquemos otras vías de discipulado y edificación también. En lugar de los ejemplos de Baxter & # 8217, podríamos insertar reuniones de grupos en el hogar, estudios bíblicos entre semana, reuniones de oración los miércoles por la noche o incluso conferencias cristianas ocasionales.

Los pobres pueden, por necesidad, verse obligados a trabajar durante la semana, de modo que se pierdan conferencias y lecturas públicas (además del sábado). Lo mismo ocurre con los servidores públicos, obligados a realizar sus respectivas funciones. Un niño o un esclavo no es su propio amo y debe mostrar deferencia a quienes los dominan. Pero la salvedad de Baxter aquí es que, en el caso de los sirvientes contratados en particular, si las condiciones de empleo al principio incluían disposiciones para asistir a esas actividades entre semana, entonces el sirviente tiene todo el derecho a hacerlo. El último caso parece ser, para Baxter, un caso de deberes recíprocos y honestidad básica. Pero también insinúa las estipulaciones contractuales (o pactadas) entre el gobernante y el gobernado a las que volveremos más adelante.

La salvedad general y más esencial es que a ninguna de estas personas, esclava o libre, se le puede negar la adoración pública en el día del Señor, ni la oportunidad de oración privada diaria. Si alguien está bajo esclavitud & # 8220 porque obstaculiza las ayudas necesarias de su alma, & # 8221, entonces debe retirarse a & # 8220 un lugar más libre, si es legalmente posible. & # 8221 Cuando no hay necesidad o deber de abstenerse de los días laborables & # 8220helps & # 8221 entonces la asistencia no debe ser restringida. Si un & # 8220principio, tutor o maestro de escuela & # 8221, por ejemplo (es decir, cualquier puesto que sea un gobernador pero no un & # 8220 propietario de la persona & # 8221), prohíbe las ayudas espirituales diarias o semanales & # 8220, según lo hayan hecho gran necesidad de, y no tengo necesidad de abstenerse, & # 8221 el que da tal orden no debe ser obedecido. [7]

Más tarde en el Directorio, Baxter proporciona otros comentarios útiles (Q. CXXXII).

El que no tiene el poder para ordenarme este acto en particular, pero puede ser mi gobernante en general, y estoy obligado a honrarlo en general como mi gobernante y a desobedecerlo en algo que me es lícito hacer, aunque no que él mande, puede ser deshonra para él, y apariencia de desobediencia y negación de su poder.

Baxter ilustra este principio con el ejemplo de un niño que debe obedecer a sus padres, si materialmente y no formalmente, incluso cuando se les ordena hacer algo que excede la autoridad de los padres. La obediencia del niño aquí es mixta: & # 8220 es un acto de sujeción u honor a un padre, porque en general es un gobernador: pero no es más que materialmente obediencia con respecto a ese asunto en particular, que sabemos que él no tenía autoridad para ordenar. & # 8221

Al exponer más sobre esto, Baxter apela a Richard Hooker (Eccl. Pol. Lib. viii. pag. 223, 224), citándolo extensamente:

En cuanto a los que ejercen poder completamente contra el orden, aunque el tipo de poder que tienen puede ser de Dios, sin embargo, su ejercicio es contra Dios y, por lo tanto, no es de Dios, sino con permiso, como ocurre con toda injusticia. Usurpadores del poder, por lo que no nos referimos a los que por la violencia han aspirado a los puestos de la más alta autoridad, sino a los que usan más autoridad de la que nunca recibieron en forma y manera ... Tales usurpadores, como en el ejercicio de su poder, hacen más de lo que han sido autorizados a hacer, no pueden en conciencia obligar a ningún hombre a la obediencia.

Para darle sentido a esto, Baxter implora a los cristianos que conozcan la ley de Dios para que & # 8220 puedan saber con certeza cuáles son esas cosas que Dios ha prohibido absolutamente & # 8221, para que puedan discernir cuándo obedecer a las autoridades, incluso cuando dichas autoridades se sobrepasen. sus límites (es decir, el acto de mandar pecaminosamente), y cuándo sufrir por la verdad de Dios. Cuando los gobernantes traspasan los límites de su autoridad, la culpa es de ellos y responderán por ello ante Dios. Incluso si existe una extralimitación tiránica, es posible que se requiera que los cristianos obedezcan por principio (p. Ej. materialmente). Pero la obediencia obediente nunca puede extenderse a la violación de la ley de Dios.

El caso principal y más notable, en el que debemos obedecer cuando un gobernante pecaminosamente manda, es cuando el asunto que él ordena no es tal como Dios nos lo prohíbe, o está fuera del límite de su lugar y llamando a entrometerse y mandar, ni lo que destruye nuestro deber para con Dios, pero que en general pertenece a su oficio para determinar de acuerdo con las reglas generales de Dios, pero no lo hace en la manera y va en contra de esas reglas, pero no tanto en cuanto a destruir el deber que le debemos a Dios, o su fin.

Esta es una distinción entre los mandamientos pecaminosos de los gobernantes y los casos en los que los gobernantes mandan al pecado. Baxter reitera el consejo dado anteriormente. Los cristianos no están obligados a obedecer órdenes que frustran los deberes que se le deben a Dios, ya sea en términos de medios o fines, es decir, órdenes que establecen los deberes que se le deben a Dios. prácticamente (accidentes) o Realmente imposible (sustancia). El ejemplo ilustrativo de Baxter de esta dinámica se basa nuevamente en sus distinciones ya proporcionadas sobre cómo el magistrado puede regular la circunstancia, tiempo y lugar de culto, pero solo con fines justificables y con medios razonables que no frustren los fines del objeto al que se aplican.

Por ejemplo, es no en el poder del gobernante para determinar si habrá predicación o no habrá, doctrina verdadera o falsa ... Pero está en su poder regular la circunstancias de tiempo, lugar, & ampc ... Ahora bien, si hace esto para el orden, la unidad y la edificación, le obedeceré formalmente y completamente por el bien de la conciencia. Si lo hace como es destructivo hasta el final, (como ya he dicho), como para decir, se encontrarán sólo a veinte millas de distancia, o sólo a la medianoche, & ampc. Le obedeceré no más allá de la necesidad y el bien común [de la iglesia] me exige. Si lo hace sólo con un inconveniente tolerable, (como decir, no se encontrará en ningún lugar excepto en el campo abierto, & ampc.) Obedeceré por motivos de conciencia, ya que en general soy un súbdito obligado a honrar al magistrado pero no como él nombra a un no conocido circunstancia, en ese sentido mi obediencia será [solo] material.

Los apóstoles exhiben este equilibrio que Baxter busca:

Por lo tanto, los apóstoles sabían que ningún hombre tenía poder de Dios para silenciarlos o perseguirlos por el Evangelio. Por tanto, no obedecerían a los que les prohibían predicar; sin embargo, comparecerían ante cualquier magistrado que les mandara y obedecerían su llamado.

Es digno de mención que la apelación de Baxter al ejemplo instructivo de los apóstoles presenta una especie de desobediencia civil. Se negaron a dejar de predicar, pero voluntariamente sufrieron las consecuencias por hacerlo. También podríamos, en esta etapa, recordar el ejemplo de Pablo en Hechos 22 apelando al debido proceso, una conclusión correcta de la ley natural [8], que se le debe como ciudadano romano, en otras palabras, de acuerdo con el acuerdo contractual. entre el gobernante y el gobernado. Pablo estaba obligando al gobierno a cumplir con su propio estándar de justicia profesado.

Material versus obediencia formal

Es necesario comprender algunas cosas más para comprender el análisis de Baxter. Se destacó anteriormente la distinción entre material y formal obediencia invocada frecuentemente por Baxter en los segmentos del Directorio citado anteriormente.

La distinción, como la de sustancia y accidentes, se deriva de la cuádruple causalidad aristotélica: hay una causa eficiente, una causa material, una causa formal y una causa final, y muchos teólogos reformados del siglo XVII agregarían una causa instrumental a esta lista.

La causa material se refiere a la importar de la que se deriva una cosa, la base material que, de alguna manera, dicta su rango de potencia. La causa formal proporciona la formulario de la cosa sobre la que se actúa y determina su actualidad. Un bloque de mármolmaterial) no se convierte en una bella escultura hasta que recibe la formulario de una escultura (por la causa eficiente, a veces a través de una causa instrumental).

Baxter, como John Owen en el cuarto volumen de su Comentario de hebreos, toma prestada esta misma idea para distinguir entre tipos (cualitativos) o etapas de obediencia. La obediencia material es el estándar básico o mínimo de adherirse a la letra de la ley por necesidad. No tiene el formulario de verdadera y sincera obediencia. Para madurar en la verdadera obediencia del tipo que se debe a las leyes justas, la obediencia debe recibir la formulario del espíritu de la ley, por así decirlo.

Entonces, material La obediencia es mero cumplimiento mientras formal la obediencia es el abrazo genuino de la ley. Lo primero se debe incluso a algunas leyes injustas. Esto último debe mostrarse solo a leyes justas. Propiamente dicho, formal la obediencia se le debe únicamente a Dios. Las leyes, por tanto, sólo pueden formalmente obedecido cuando se sitúan dentro de la jerarquía ininterrumpida de la ley como un derecho promulgado determinación, proporcional a los fines del objeto al que se aplica, equitativo en su aplicación, para el bien común, por uno con cuidado de la comunidad, que no viole la ley natural.

Estipulaciones contractuales

Antes de seguir adelante, debe mencionarse otro límite a la autoridad civil, inherente al pensamiento de Baxter. En el Santa Commonwealth, Baxter incide en tres medios por los cuales se asegura la felicidad (y el bien común) de una población, dependiendo de la política. Si las personas están gobernadas por una monarquía hereditaria, entonces la educación en la virtud y el buen carácter que se deriva de ella actúa como una protección contra la tiranía. Si se elige a un magistrado, entonces una & # 8220 elección debidamente regulada & # 8221 es esencial para preservar la integridad del gobierno y la confianza de la gente en él.

Pero en ambos casos, los medios de seguridad de un pueblo frente a gobernantes hereditarios o electos se encuentran en los contratos fundamentales [el gobernante por el cual está] limitado a gobernarlos [de acuerdo con] leyes sanas que debe hacer el propuesta y consentimiento de su Parlamento. & # 8221 Aunque Baxter no suscribió la plenitud de la supremacía parlamentaria que surgió durante la Revolución Gloriosa (1688-1689), sí afirmó la antigua doctrina inglesa del consentimiento parlamentario, y recuerde, debe ser un parlamento cristiano, por Baxter. Asimismo, el juramento del gobernante al pueblo preserva su seguridad. Dicho juramento & # 8220 debe contener la suma de los contratos fundamentales que sientan las bases de su futuro Gobierno. & # 8221 [9]

Sin lugar a dudas, Baxter tenía en mente algo como la Carta Magna (1215) aquí, y el juramento del cargo para proteger y defender la constitución de los Estados Unidos (o el estado respectivo), jurado por funcionarios gubernamentales de todo el país, se sustituye fácilmente. La gente olvida que la mayor parte de nuestra constitución no es la declaración de derechos, sino que se refiere a la estructura del gobierno, la limitación y distribución del poder. [10] Sirve como contrato fundamental —y idea que se concretó en la época medieval, especialmente en el movimiento conciliarista [11] - entre los gobernantes civiles y los ciudadanos [12]. En la Inglaterra del siglo XVII, la ley fundamental también se consideraba una emanación del contrato fundamental. [13] En esta teoría del acuerdo contractual (algo) mutuo entre el gobernante y los gobernados hay un aspecto de responsabilidad mutua. Incluso Baxter, a pesar de su aversión al desorden y la revolución, reconoció la necesidad de esta dinámica para una comunidad saludable. Y, en algún momento, su violación justificó la rebelión.

Como Baxter mostró en sus memorias y en el capítulo 13 de la Santa Commonwealth, la guerra contra Carlos I se justificó debido a un complot de Stuart para contrabandear el catolicismo, es decir, una religión idólatra, de regreso a Inglaterra, una creencia entonces muy extendida entre los puritanos. [14] Carlos había roto el contrato fundamental y su juramento al traicionar al país al papado y así socavar la pureza de la iglesia, una clara violación de su deber. [15] Como demostró Forrest McDonald, muchos de los padres fundadores de Estados Unidos estaban convencidos de una conspiración similar; por lo tanto, la Ley de Quebec puede haber contribuido más a la secesión que la Ley del Timbre o similares. [16] El punto es que incluso a fines de la década de 1770, el miedo a la subversión religiosa experimentado por los puritanos unos cien años antes todavía era poderoso.

Al derrocar al régimen de Stuart, el parlamento, como representantes del pueblo, estaba justificado porque el ímpetu para ello estaba relacionado con la salud de la iglesia y el estado (es decir, un enjuiciamiento de la idolatría y la tiranía). Al delinear las formas de seguridad para una mancomunidad, Baxter no hacía más que reiterar las bases calvinistas de la resistencia, evaluadas de acuerdo con la & # 8220 Palabra abierta de Dios & # 8221 interpretada según & # 8220 la equidad y la razón & # 8221. pacto político y juramento de coronación del gobernante, y la ley fundamental [17].

En la última entrega de esta serie, la plenitud de las ideas y el razonamiento de Baxter se acercarán al escenario al que ya ha sido aplicado por otros, el de la limitación ordenada por el gobierno de las actividades de la iglesia. Se hará referencia a la protesta de dichas órdenes por parte de John MacArthur y Grace Community Church de pasada. Al leer la Parte III, se espera que el lector tenga en mente la definición de la ley humana esbozada en la Parte I, las distinciones entre los tipos de determinaciones que aparecen en Pregunta CX, y la distinción entre obediencia material y formal que acabamos de mencionar.

[1] Ver en general Paul Helm, La naturaleza humana de Calvin a Edwards (Grand Rapids: Reformation Heritage Books, 2018), pág. 151ff.

[2] Ver p. Ej. León XIII y # 8217s Immortale Dei encíclica (1885), Tomás de Aquino & # 8217 Comentario sobre las sentencias (Sent. II, Dist. 44, Q.3, A 4), y John Cotton & # 8217s Un discurso sobre el gobierno civil (1663).

[3] Santa Commonwealth, Thes.234.

[4] Ver en general Thomas Crean y Alan Fimister, Integralismo: un manual de filosofía política (Havertown: Eurospan, 2020).

[6] Ver p. Ej. Santo Tomás de Aquino, S T, I-II, P. 85 Agustín, Ciudad de dios, XV.22-23 (& # 8220 ... Pon el amor en orden en mí ... & # 8221) Sobre la doctrina cristiana, I.27-28 Confesiones, X.22.

[7] Recuerde, esta pregunta solo se refiere a actividades espirituales adicionales de los días de semana, como conferencias teológicas o lecturas públicas, incluso los sabadistas estrictos pueden simpatizar con las distinciones de Baxter.

[8] Ver p. Ej. Robert P. George, & # 8220 La filosofía del debido proceso de la ley natural, & # 8221 Revisión de la ley de Fordham, 69 (2001), págs. 2301-2312 J.A.C Grant, & # 8220 The Natural Law Background of Due Process, & # 8221 Revisión de la ley de Columbia, 31 (1) (1931), págs. 56-81.

[9] Santa Commonwealth, Thes. 224-230.

[10] Y Hadley Arkes sostiene que la forma de gobierno en sí misma implica las libertades que se encuentran en la declaración de derechos y algo más. Más allá de la Constitución (Presidenta de la Universidad de Princeton, 1990).

[11] Ver J.N. Figgis, Pensamiento político de Gerson a Grocio: 1414-1625: siete estudios (Conferencia II) Francis Oakley, La tradición conciliarista: constitucionalismo en la Iglesia católica 1300-1870 (Oxford University Press, 2003), esp. págs. 217-249. Otto von Gierke, Teorías políticas de la Edad Media, traducción de Frederic William Maitland (Cambridge University Press, 1958), págs. 37-67.

[12] Ver Francis Oakley, & # 8220 En el camino de Constanza a 1688: El pensamiento político de John Major y George Buchnan, & # 8221 Revista de estudios británicos, 1 (2) (mayo de 1962), págs. 1-31.

[13] Ver Eusden, Puritanos, abogados y políticos, págs. 101-104. Ver también Ralph H. Clover, & # 8220 El estado de derecho en el Massachusetts colonial, & # 8221 Revisión de leyes de la Universidad de Pensilvania, 108 (1960), págs. 1001-1036.

[14] Ver en general Walter Douglas, & # 8220Richard Baxter y la curación de la nación, & # 8221 Estudios del Seminario de la Universidad Andrews, 30 (2) (verano de 1992), págs. 99-113.

[15] William Lamont, & # 8220Richard Baxter, & # 8216Popery & # 8217 y los orígenes de la guerra civil inglesa, & # 8221 Historia, 87 (287) (julio de 2002), págs. 336-352. C.f. Tim Cooper, & # 8220 ¿Por qué Didi Richard Baxter y John Owen Diverge? El impacto de la Primera Guerra Civil, & # 8221 La Revista de Historia Eclesiástica, 61 (3) (julio de 2010), págs. 465-516.

[16] McDonald, Novus Ordo Seclorum: Los orígenes intelectuales de la Constitución (Lawrence: University Press of Kansas, 1985).

[17] Herbert D. Foster, & # 8220 Las teorías políticas de los calvinistas antes del éxodo puritano a América, & # 8221 The American Historical Review, 21 (3) (abril de 1916), págs. 481-503, 483.


Opciones de acceso

1 Para un análisis de Baxter en estos aspectos, véase Morgan, Irvonwy, The Nonconformity of Richard Baxter, Londres 1946 Google Scholar Martin, H., Puritanism and Richard Baxter, Londres 1954 Google Scholar Nuttall, Geoffrey F., Richard Baxter y Philip Doddridge: a estudiar en la tradición, Londres 1951 Google Scholar Bolam, CG, et al. , The English Presbyterians, Londres 1968, 93 - 125, 259–61 Google Scholar Gordon, Alexander, "Baxter como fundador de la inconformidad liberal", Jefes de Historia Unitaria Inglesa, Londres 1895, 56 - 101 Google Scholar.

2 Gordon, Jefes, 31–2, 98–9 Bolam, etal., Presbiterianos ingleses, 103-12, 145-7 Nuttall, Geoffrey F., et al. , The Beginnings of Nonconformity, Londres 1964, 48 - 60 Google Scholar Powicke, Frederick J., The Reverend Richard Baxter under the Cross (1662–1691), Londres 1927, 53 –6Google Scholar, 238–52 Watts, Michael R., The Dissenters, Oxford 1978, 294, 376–7Google Scholar.

3 Davies, Horton, The English Free Churches, Londres 1952, 79 Google Scholar. Wood, AH, Church Unity without Uniformity…, Londres 1963 Google Scholar, analiza las propuestas de Baxter para la Worcestershire Association ver Powicke, Frederick J., A Life of the Reverend Richard Baxter 1615–91, Londres 1924, 163–74 Google Scholar Nuttall, Geoffrey F., Richard Baxter, Londres 1965, 64 - 74 Google Scholar, y 'The Worcestershire Association: its Membership', este Journal, i (1950), 197 - 206 Google Scholar.

4 El pensamiento político de Baxter es el tema de Schlatter, Richard B. (ed.), Richard Baxter and Puritan Politics, New Brunswick 1957 Google Scholar y, especialmente en su relación con el milenarismo, Lamont, William, Richard Baxter and the Millennium, Londres 1979 Google Académico .

5 Grosart, A. B., Representantes no conformistas, Londres 1879, 137 Google Scholar. Baxter es considerado desde este punto de vista en Keeble, N. H., Richard Baxter: puritan man of letters, Oxford 1982 Google Scholar.

6 Baxter, Richard, Compassionate Counsel para todos los jóvenes, Londres 1681, 48 Google Scholar.

7 Baxter, Richard, Reliquiae Baxterianae, Londres 1696, 1 ​​Google Scholar. 84, § 136 (en adelante citado como Rel. Caja.: referencia es a parte, página y sección numerada).

8 Rel. Bax., 1. 83, §135 (1) 1. 85, §136 11. 179–80, §§40–1 Powicke, Vida de Baxter, 105, 128–33 Nuttall, Baxter, 57–8 Keeble, Baxter, 81–2, 86, 87–8.

9 La numeración de la lista de verificación en la parte III de este artículo se utiliza para identificar los sermones a los que se hace referencia en el texto.


Opciones de acceso

1 Para un análisis de Baxter en estos aspectos, véase Morgan, Irvonwy, The Nonconformity of Richard Baxter, Londres 1946 Google Scholar Martin, H., Puritanism and Richard Baxter, Londres 1954 Google Scholar Nuttall, Geoffrey F., Richard Baxter y Philip Doddridge: a estudiar en la tradición, Londres 1951 Google Scholar Bolam, CG, et al. , The English Presbyterians, Londres 1968, 93 - 125, 259–61 Google Scholar Gordon, Alexander, "Baxter como fundador de la inconformidad liberal", Jefes de Historia Unitaria Inglesa, Londres 1895, 56 - 101 Google Scholar.

2 Gordon, Jefes, 31–2, 98–9 Bolam, etal., Presbiterianos ingleses, 103-12, 145-7 Nuttall, Geoffrey F., et al. , The Beginnings of Nonconformity, Londres 1964, 48 - 60 Google Scholar Powicke, Frederick J., The Reverend Richard Baxter under the Cross (1662–1691), Londres 1927, 53 –6Google Scholar, 238–52 Watts, Michael R., The Dissenters, Oxford 1978, 294, 376–7Google Scholar.

3 Davies, Horton, The English Free Churches, Londres 1952, 79 Google Scholar. Wood, AH, Church Unity without Uniformity…, Londres 1963 Google Scholar, analiza las propuestas de Baxter para la Worcestershire Association ver Powicke, Frederick J., A Life of the Reverend Richard Baxter 1615–91, Londres 1924, 163–74 Google Scholar Nuttall, Geoffrey F., Richard Baxter, Londres 1965, 64 - 74 Google Scholar, y 'The Worcestershire Association: its Membership', este Journal, i (1950), 197 - 206 Google Scholar.

4 El pensamiento político de Baxter es el tema de Schlatter, Richard B. (ed.), Richard Baxter and Puritan Politics, New Brunswick 1957 Google Scholar y, especialmente en su relación con el milenarismo, Lamont, William, Richard Baxter and the Millennium, Londres 1979 Google Académico .

5 Grosart, A. B., Representantes inconformistas, Londres 1879, 137 Google Scholar. Baxter es considerado desde este punto de vista en Keeble, N. H., Richard Baxter: puritan man of letters, Oxford 1982 Google Scholar.

6 Baxter, Richard, Compassionate Counsel para todos los jóvenes, Londres 1681, 48 Google Scholar.

7 Baxter, Richard, Reliquiae Baxterianae, Londres 1696, 1 ​​Google Scholar. 84, § 136 (en adelante citado como Rel. Caja.: referencia es a parte, página y sección numerada).

8 Rel. Bax., 1. 83, §135 (1) 1. 85, §136 11. 179–80, §§40–1 Powicke, Vida de Baxter, 105, 128–33 Nuttall, Baxter, 57–8 Keeble, Baxter, 81–2, 86, 87–8.

9 La numeración de la lista de verificación en la parte III de este artículo se utiliza para identificar los sermones a los que se hace referencia en el texto.


Historia - Richard Baxter

Brian Jeffries y ndash Richard Baxter

Una sala de reuniones completa, que incluyó a siete nuevos visitantes, dio la bienvenida a Brian Jeffries, miembro del History Group, quien habló sobre Richard Baxter. Brian había escrito un folleto sobre Richard Baxter y lo utilizó como base para su presentación.

Richard Baxter (1615 & ndash 1691) fue un prominente predicador y evangelista durante la época de la Guerra Civil. Es particularmente recordado localmente por ser maestro y curador en la iglesia de St Mary & rsquos, Kidderminster, y hay una estatua para él en St Mary & rsquos Ringway en la ciudad. También descubrimos que hay un Monumento Baxter cubierto de maleza en Kingsford Lane, Wolverley, que es administrado por English Heritage y varios miembros han decidido que les gustaría encontrarlo.

Monumento a Baxter en Kingsford Lane en Wolverley

Brian habló mucho sobre la esposa de Baxter & rsquos, Margaret Charlton, quien provenía de una familia adinerada en Shropshire. El suyo fue un matrimonio de opuestos: ella era 21 años menor que él, y solo tenía 26 cuando se casaron. Baxter, a los 47 años, había luchado con su llamado al célibe, de manera similar a Martín Lutero, cuando conoció a su esposa. Richard Baxter provenía de un entorno pobre, pero se había convertido en un audaz proclamador del Evangelio y un predicador serio y sincero, conocido tanto por el rey Carlos II como por Oliver Cromwell, y su objetivo era mejorar el bienestar moral, físico y espiritual. de sus feligreses.

Monumento a Baxter en Kidderminster Obelisco de Baxter en Rowton

Durante su vida fue increíblemente famoso, como erudito y autor de muchos libros, además de predicar a miles de personas a la vez. Este patrón de predicación a las multitudes fue seguido en años posteriores por John y Charles Wesley y por el gran predicador bautista, Charles Spurgeon. Sin embargo, con la Ley de Uniformidad de 1662, se convirtió en un proscrito, aunque continuó oponiéndose a todas las formas de injusticia.


Ver el vídeo: A Cure for Wandering Thoughts - Puritan Richard Baxter. Christian Audio Books