Fichas de arcilla para contar

Fichas de arcilla para contar



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Desarrollo histórico de la contabilidad

La contabilidad es el sistema de registro, clasificación y resumen de la información financiera de tal manera que los usuarios de la información puedan tomar decisiones económicas con base en ella. La contabilidad comenzó como un sistema simple de fichas de arcilla para realizar un seguimiento de los bienes y animales, pero se ha convertido a lo largo de la historia en una forma de realizar un seguimiento de transacciones complejas y otra información financiera.


Una breve historia de los números y el conteo, Parte 1: Las matemáticas avanzaron con la civilización

Los orígenes de los números están envueltos en misterio. Pero, creo que es seguro decir que a medida que la civilización avanzó, los números avanzaron con él y es igualmente seguro decir que la civilización no podría haber avanzado sin él.

La intuición común y la evidencia recientemente descubierta indican que los números y el conteo comenzaron con el número uno. (Aunque al principio, probablemente no tenían un nombre para él). La primera evidencia sólida de la existencia del número uno, y de que alguien lo estaba usando para contar, aparece hace unos 20.000 años. Era solo una serie unificada de líneas unificadas cortadas en un hueso. Se llama Ishango Bone.

El hueso de Ishango (es un peroné de un babuino) se encontró en la región africana del Congo en 1960. Las líneas cortadas en el hueso son demasiado uniformes para ser accidentales. Los arqueólogos creen que las líneas eran marcas de conteo para realizar un seguimiento de algo, pero no está claro qué era.

Pero los números, y contando, no surgieron realmente hasta el surgimiento de las ciudades. De hecho, los números y el conteo no eran realmente necesarios hasta entonces. Los números, y el conteo, comenzaron alrededor del 4.000 a. C. en Sumeria, una de las primeras civilizaciones. Con tanta gente, ganado, cultivos y productos artesanales ubicados en el mismo lugar, las ciudades necesitaban una forma de organizar y realizar un seguimiento de todo, ya que se consumía, se agregaba o se intercambiaba.

Su método de contar comenzó como una serie de fichas. Cada ficha que sostenía un hombre representaba algo tangible, digamos cinco pollos. Si un hombre tenía cinco pollos, le daban cinco fichas. Cuando intercambió o mató a uno de sus pollos, le quitaron una de sus fichas. Este fue un gran paso en la historia de los números y el conteo porque con ese paso se inventó la resta, y por lo tanto la invención de la aritmética.

Al principio, los sumerios guardaban un grupo de conos de arcilla dentro de bolsas de arcilla. A continuación, las bolsas se sellaron y aseguraron. Luego, el número de conos que había dentro de la bolsa de arcilla se estampaba en el exterior de la bolsa, un sello por cada cono del interior. Alguien pronto tuvo la idea de que los conos no eran necesarios en absoluto. En lugar de tener una bolsa llena de cinco conos con cinco marcas escritas en el exterior de la bolsa, ¿por qué no escribir esas cinco marcas en una tablilla de arcilla y eliminar los conos por completo? Esto es exactamente lo que pasó.

Este desarrollo de llevar un registro de las tablillas de arcilla tuvo ramificaciones más allá de la aritmética, porque con él también nació la idea de la escritura.

Pero, si está haciendo un seguimiento de su riqueza con marcas hechas en una tableta de arcilla, ¿qué le impedirá hacer su propia tableta de arcilla y estampar 50 marcas, y cambiar esas 50 marcas en una tableta de arcilla por grano?

Para evitar que esto sucediera, los sumerios necesitaban un método oficial de seguimiento y un grupo oficial de personas que realizaran un seguimiento. A unos pocos seleccionados se les permitió ingresar a este grupo. Básicamente se convirtieron en los primeros contables del mundo. Entonces, un granjero pudo haber hecho su propia tableta de arcilla con 50 marcas y afirmó que esto probaba que él era el dueño de 50 pollos, pero si esa tableta no tenía un sello oficial de los contables, no valía nada.

Fueron los egipcios quienes transformaron el número uno de una unidad para contar cosas a una unidad para medir cosas. En Egipto, alrededor del 3.000 a. C., el número uno se utilizó como unidad de medida para medir la longitud. Si va a construir pirámides, templos, canales y obeliscos, necesitará una unidad de medida estándar y un método preciso para aplicarla a objetos reales. Lo que inventaron fue el codo, que consideraban una medida sagrada. Un codo es la longitud del antebrazo de un hombre, desde el codo hasta la punta de los dedos, más el ancho de su palma. Considerados sagrados como eran, habían ordenado oficialmente palos que guardaban en los templos. Si se necesitaban codos de copia, se hicieron con uno de los codos originales que se guardaban en el templo. Gracias a esta unidad de medida muy oficial, muy protegida y muy precisa, los egipcios pudieron crear edificios y monumentos colosales con una precisión asombrosa.

Los egipcios fueron la primera civilización en inventar diferentes símbolos para diferentes números. Tenían un símbolo para uno, que era solo una línea. El símbolo del diez era una cuerda. El símbolo de cien era un rollo de cuerda. También tenían números de mil diez mil. Los egipcios fueron los primeros en soñar con el número un millón, y su símbolo era un prisionero pidiendo perdón, que era una persona de rodillas, con las manos alzadas en el aire, en una postura de humildad.

Grecia hizo más contribuciones al mundo de los números y el conteo, en gran parte bajo la guía de Pitágoras. Estudió en Egipto y al regresar a Grecia estableció una escuela de matemáticas, introduciendo a Grecia a los conceptos matemáticos que ya prevalecían en Egipto. Pitágoras fue el primer hombre a quien se le ocurrió la idea de números pares e impares. Para él, los números impares eran masculinos y los pares femeninos. Es más famoso por su teorema de Pitágoras, pero quizás su mayor contribución a las matemáticas fue sentar las bases para los matemáticos griegos que lo seguirían.

Pitágoras fue uno de los primeros matemáticos teóricos del mundo, pero fue otro famoso matemático griego, Arquímedes, quien llevó las matemáticas teóricas a un nivel al que nadie las había llevado antes. Arquímedes es considerado el mayor matemático de la antigüedad y uno de los más grandes de todos los tiempos. Arquímedes disfrutaba haciendo experimentos con números y jugando con números.

Pero por triviales que puedan haber parecido sus juegos de matemáticas a los extraños, a menudo condujeron a resultados que demostraron ser prácticos en el mundo real, algunos de los cuales todavía nos benefician hoy. Un ejemplo: Arquímedes se preguntó si podría convertir la superficie de una esfera en un cilindro, y si lo hiciera, ¿cuál sería la diferencia en el área cubierta? Arquímedes resolvió con éxito este problema, y ​​para él ese fue el final. Pero gracias a las fórmulas que dejó atrás, los creadores de mapas posteriores pudieron convertir la superficie del globo en un mapa plano.

Arquímedes también es famoso por su tornillo de Arquímedes, que es un plano circular inclinado (un tornillo) dentro de un tubo que bombea agua de un nivel a un nivel superior. Es igualmente famoso por inventar un método para determinar el volumen de un objeto con una forma irregular. La respuesta le llegó mientras se estaba bañando. Estaba tan emocionado que saltó de la bañera y corrió desnudo por las calles gritando "¡Eureka!", Que en griego significa "Lo encontré".

Arquímedes hizo muchas, muchas otras contribuciones matemáticas, pero son demasiado numerosas para mencionarlas aquí durante una breve historia de los números.

El papel del griego en las matemáticas terminó, literalmente, con Arquímedes. Fue asesinado por un soldado romano durante el asedio de Siracusa en el 212 a. C. Y así terminó la edad de oro de las matemáticas en el mundo clásico. Bajo el gobierno de Roma, las matemáticas entraron en una era oscura y por un par de razones diferentes.

En la Parte 2, analizaremos los números desde la edad oscura matemática de los romanos hasta la era digital moderna.


Mantenimiento de registros y orígenes de la escritura en Mesopotamia

Las primeras formas de mantenimiento de registros en Mesopotamia llevaron al desarrollo del primer sistema de escritura conocido llamado cuneiforme. Un sistema que utilizaba fichas de arcilla se desarrolló por primera vez alrededor del octavo milenio a. C. Estas fichas de arcilla se utilizaron para representar productos individuales. Finalmente, se utilizaron marcas en las fichas que llevaron a la escritura pictográfica. El sistema de fichas también ayudó a desarrollar nuestro concepto de números abstractos. Esta evolución de los sistemas de escritura y mantenimiento de registros surgió debido a la necesidad de contabilizar los productos agrícolas y el crecimiento de los entornos urbanos y el comercio.

El sistema de fichas se utilizó por primera vez alrededor de 8000 - 7500 a. C. con el advenimiento de la agricultura. Las fichas solían estar hechas de arcilla, pero algunas de las que se han encontrado también estaban hechas de piedra. La mayoría de las fichas se formaron en formas geométricas, incluidos conos, esferas y cilindros. También se han recuperado fichas con forma de animal y herramienta. Las fichas tenían un tamaño de una pulgada o menos. Las fichas de arcilla se hornearon a baja temperatura, lo que provocó que cambiaran de color de rosa a negro.

Cada forma de ficha representaba una cierta cantidad de un bien en particular en lugar de representar el número uno, dos o tres, etc. Por ejemplo, si una única ficha de forma ovoide representaba un frasco de aceite, entonces cinco de esos símbolos representarían cinco frascos de petróleo. Estos tokens simples se mantuvieron en uso hasta alrededor del 3500 a. C., cuando se empezaron a usar los tokens complejos. Las fichas complejas tenían marcas distintivas y estaban diseñadas con nuevas formas geométricas y naturalistas. Estas nuevas fichas con formas y marcas adicionales podrían usarse para indicar un aumento en la cantidad de bienes disponibles para el comercio. A medida que se intercambiaban nuevos artículos, se diseñó una ficha específicamente diseñada para representarlos.

Aunque los tokens eran eficaces para representar productos básicos, ya que se identificaban y duplicaban fácilmente, no podían transmitir ninguna otra información, como la calidad de un producto. Dado que las fichas eran pequeñas, eran fáciles de manejar, pero no eran muy efectivas cuando se trataba de grandes cantidades de mercancías. Los sobres de arcilla se diseñaron para contener una gran cantidad de fichas y para garantizar que la cantidad correcta de fichas llegara a su destino sin incidentes. Estos sobres, también llamados bullae, eran bolas huecas de arcilla. Estaban sellados con impresiones geométricas que tendrían que romperse si se abría el sobre para verificar el contenido. Algunas ampollas tenían impresiones que representaban el número de fichas en el exterior del sobre, por lo que no sería necesario romper el sello para contar el número real de fichas adjuntas.

Bullae & # 8211 Sobre y fichas de arcilla

La práctica de anotar información simbólica en el exterior de los sobres se convirtió en una versión temprana de la escritura en tablillas de arcilla sólida. Debe haberse dado cuenta de que la idea de enviar la misma información dos veces era redundante para los propios tokens y la misma información del token se anotaba nuevamente en el sobre. Se comprendió que la misma información podía transmitirse con las impresiones simbólicas grabadas únicamente en una tablilla de arcilla. Este fue un paso importante en el desarrollo de la escritura porque estas tabletas en realidad comunicaban un mensaje de una persona a otra. Finalmente, se utilizaron pequeños bocetos para representar otras cosas además de las mercancías y comenzó el estilo pictográfico de la escritura. Incluso el primer uso de números abstractos, es decir, numerales que no estaban relacionados con ningún producto en particular, ocurrió en la escritura pictográfica. Estos primeros números estaban representados por cuñas y marcas circulares en la tableta, y representaban la cantidad de un artículo en lugar de la ficha en sí misma que indica la cantidad de artículos.

La escritura pictográfica fue un gran paso adelante en el desarrollo de la escritura, pero aún existían limitaciones. Aunque se podía comunicar una variedad más amplia de ideas, todavía no era posible documentar los movimientos o relaciones entre los elementos representados en las tabletas. También fue imposible hacer una pregunta relacionada con los elementos mostrados. Estas nuevas imágenes pictográficas se denominaron logogramas o signos de palabras. Para resolver algunos de los problemas de limitación, finalmente se utilizaron logogramas para representar una sola sílaba de una palabra en lugar de simplemente un objeto. "Por ejemplo, tomarían un logograma como el pictograma original en forma de estrella AN, que significa" estrella "," cielo "y" dios ", y lo leerían como la sílaba an no relacionada con el signo de la palabra". En esta etapa, los logogramas dejaron de ser solo representaciones de objetos y se convirtieron en sillabogramas o fonogramas, que representaban sonidos reales utilizados en el lenguaje, una escritura fonética.

Evolución de la escritura cuneiforme

El paso final para crear un verdadero sistema de escritura que pudiera comunicar y documentar el habla fue la evolución de los logogramas / fonogramas en representaciones lineales estilizadas. Llamados cuneiformes, estos signos en forma de cuña fueron grabados en tabletas de arcilla con una caña partida en forma de prisma. El principal impulso del cambio a este verdadero guión de escritura fue el uso del idioma semítico en la primera mitad del tercer milenio en Sumeria. Durante los siguientes quinientos años, a medida que se agregaron palabras semíticas y se tradujeron al vocabulario sumerio, la escritura cuneiforme se basó completamente en el lenguaje mismo. Además de los idiomas sumerio y semítico, los idiomas acadio, elamita, hurrita e hitita también influyeron en el desarrollo final del sistema de escritura cuneiforme.

La escritura era competencia exclusiva de la clase privilegiada de escribas. La mayoría de la población no habría podido leer o escribir cuneiforme, incluida la mayoría de los reyes mesopotámicos. Los hijos de familias aristocráticas asistían a escuelas de escribas para aprender a leer y escribir cuneiforme estudiando y copiando textos. La preparación de cartas y contratos eran las principales tareas de un escriba profesional. Mantener la alfabetización exclusiva de la clase de escribas puede haber sido diseñado para evitar que la mayoría de la población cuestionara las políticas del gobierno. Dado que los escribas eran el único grupo al que se permitía tener algún control sobre las comunicaciones burocráticas, lo mejor para el gobierno era ofrecerles un estilo de vida privilegiado para reducir la posibilidad de disturbios políticos o sociales entre ellos.

Escritura cuneiforme en tableta

En su ensayo sobre el sistema de fichas, "Mantenimiento de registros antes de escribir", dice Denise Schmandt-Besserat: "Es notable que el primer sistema de escritura se haya desarrollado a partir de una tecnología de conteo". El sistema simple de usar fichas para representar productos agrícolas evolucionó durante varios milenios hasta convertirse en cuneiforme, el primer sistema de escritura verdadero. La progresión de fichas simples y complejas a bullae preparó el escenario para las primeras formas de escritura pictográfica en tablillas de arcilla. Los logogramas pictográficos evolucionaron hacia sillabogramas y escritura fonética. Una afluencia de nuevos idiomas en Mesopotamia ayudó a la transformación de la escritura fonética en el primer sistema de escritura verdadero de la escritura cuneiforme. La invención de la escritura llevó a la elevación de la clase alfabetizada de las masas analfabetas y pronto se convirtió en una herramienta de la burocracia gubernamental. Hoy en día, sin escribir, sería difícil, si no imposible, estudiar los eventos, las creencias y la vida cotidiana de los antiguos mesopotámicos.

TRABAJOS CITADOS
Bottéro, Jean. Mesopotamia: escritura, razonamiento y dioses. Traducción de Zainab Bahrani y Marc Van De Mieroop. Chicago y Londres: University of Chicago Press, 1992.
Meyers, Eric M., editor. "Literatura." The Oxford Encyclopedia of Archaeology in the Near East, vol. 3, 362-368. Nueva York, Oxford: Oxford University Press, 1997.
Meyers, Eric M., editor. "Escritura y sistemas de escritura". The Oxford Encyclopedia of Archaeology in the Near East, vol. 5, 352-357. Nueva York, Oxford: Oxford University Press, 1997.
Pollock, Susan. Mesopotamia antigua: estudios de caso en estudios tempranos. Nueva York: Cambridge University Press, 1999.
Schmandt-Besserat, Denise. "Mantenimiento de registros antes de escribir". En Civilizaciones del Antiguo Cercano Oriente, vol. IV. Editado por Jack Sasson, 2097-2106. Nueva York: Charles Scribner's Sons, 1995.


Huesos de la discordia

Sin embargo, el investigador de QUANTA Núñez, junto con algunos investigadores que no están involucrados en el proyecto, advierte que los artefactos antiguos como el hueso de Les Pradelles son difíciles de interpretar. Karenleigh Overmann, arqueóloga cognitiva de la Universidad de Colorado en Colorado Springs, destaca esas dificultades citando el ejemplo de las barras de mensajes utilizadas por los aborígenes australianos. Estos palos, que suelen ser trozos de madera aplanados o cilíndricos, están adornados con muescas que pueden parecer que codifican información numérica, pero muchos no lo hacen.

Piers Kelly, un antropólogo lingüístico de la Universidad de Nueva Inglaterra en Armidale, Australia, que llevó a cabo una revisión de las barras de mensajes 8, está de acuerdo con el punto de Overmann. Él dice que algunas barras de mensajes están grabadas con marcas en forma de conteo, pero estas a menudo actúan como una ayuda de memoria visual para ayudar a un mensajero a recordar los detalles del mensaje que están entregando. “Recuerdan el acto de contar una narración en lugar de contabilizar una cantidad”, dice Kelly.

Wunyungar, un aborigen australiano que es miembro de las comunidades Gooreng Gooreng y Wakka Wakka, dice que los palos pueden transmitir uno de varios mensajes distintos. “Algunos se utilizan para el comercio, por alimentos, herramientas o armas”, dice. "Otros pueden llevar mensajes de paz después de la guerra".

Los investigadores creen que la gente hizo muescas en este hueso de babuino hace unos 40.000 años como una forma temprana de contar. Crédito: F. d'Errico & amp L. Backwell

Overmann ha desarrollado su propia hipótesis para explicar cómo podrían haber surgido los sistemas numéricos en la prehistoria, una tarea que se facilita por el hecho de que todavía se utiliza una amplia variedad de sistemas numéricos en todo el mundo. Por ejemplo, los lingüistas Claire Bowern y Jason Zentz de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, informaron en una encuesta de 2012 que 139 idiomas aborígenes australianos tienen un límite superior de "tres" o "cuatro" para números específicos. Algunos de esos lenguajes utilizan cuantificadores naturales como "varios" y "muchos" para indicar valores más altos 9. Incluso hay un grupo, el pueblo pirahã de la Amazonía brasileña, que a veces se afirma que no usa números en absoluto 10.

Overmann y otros investigadores enfatizan que no hay nada intelectualmente deficiente en las sociedades que usan sistemas numéricos relativamente simples. Pero se preguntó si esas sociedades podrían proporcionar pistas sobre las presiones sociales que impulsan el desarrollo de sistemas numéricos más elaborados.


No solo contadores: fichas de arcilla y materialidad ritual en el antiguo Cercano Oriente

Las fichas de arcilla, o pequeños artefactos geométricos, de los sitios del antiguo Cercano Oriente se han interpretado como contadores de transacciones económicas durante más de 75 años. Desafío este paradigma con un escenario alternativo en el que la arcilla no siempre es una sustancia conveniente para propósitos mundanos, sino una sustancia simbólicamente importante para hacer objetos rituales. Mientras que algunas fichas de arcilla funcionaban como cálculos, otras servían en contextos religiosos, como ofrendas ceremoniales. En este artículo, cubro la evidencia arqueológica y cultural comparativa del patrón material de las fichas de arcilla rituales para reexaminar el paradigma de las fichas económicas. En el antiguo Cercano Oriente, las fichas de arcilla se usaban en templos, entierros humanos, santuarios de peregrinación y escondites rituales, lo que indica que las fichas servían en contextos rituales y no solo como contadores. A nivel intercultural, los fieles utilizan pequeños objetos de arcilla con fines ceremoniales, como las fichas de los peregrinos. La arcilla absorbe el poder espiritual en los santuarios de muchas culturas, lo que la convierte en un material importante para las ofrendas rituales, las bendiciones o la protección. Los fieles colocan fichas de arcilla en los santuarios o se las llevan a casa para que los miembros de la familia y las personas enfermas las toquen o las consuman. Contextos materiales similares sugieren que la gente de la antigüedad en el Cercano Oriente usaba algunas fichas de arcilla para ganar mérito de las deidades para la prosperidad, la salud y la devoción religiosa.

Esta es una vista previa del contenido de la suscripción, acceda a través de su institución.


2. Los ensamblajes

Las fichas simples y complejas eran de fabricación idéntica, pero se pueden distinguir por sus formas o por el tratamiento de la superficie (figs. 1 y 2). Las fichas simples se caracterizan tanto por una forma geométrica simple como por una superficie lisa y lisa, sin marcas. Sus formas incluyen esferas, discos planos y lenticulares, conos, tetraedros y cilindros. Estas formas parecen totalmente arbitrarias y solo están dictadas por la preocupación de hacer, con el menor esfuerzo, formas fáciles de identificar y duplicar. Sin embargo, no hay forma de saber si sugirieron artículos de la vida diaria. Es concebible, por ejemplo, que los conos representaran jarrones puntiagudos.

Los ensamblajes de tokens complejos incluyen un mayor repertorio de formas y marcas. 2 Entre las formas de las fichas complejas se encuentran biconoides, ovoides, espirales dobladas, romboides, parábolas, cuadrángulos y triángulos, así como representaciones en miniatura de herramientas, utensilios, recipientes y animales. Algunos de estos, como una serie de pequeños recipientes, requirieron habilidad para fabricarlos.

La aplicación de marcas en la cara de las fichas es otra característica distintiva de los contadores complejos. Estas marcas consistían en patrones lineales, muescas y puntos, trazados o impresos con un lápiz, con raros ejemplos de bolitas aplicadas. Las marcas se aplicaron a las formas tradicionales de fichas simples, como esferas, discos, conos, tetraedros y cilindros (convirtiéndolos así en fichas complejas), así como a las formas complejas típicas, como biconoides, ovoides, bobinas dobladas, triángulos, parábolas, romboides y cuadrángulos.

El hecho de que tanto los tokens simples como los complejos pertenezcan al mismo dispositivo de contabilidad es innegable por varias razones. Primero, todos los especímenes tienen semejanzas familiares obvias, compartiendo el mismo tamaño, material, color y método de fabricación. En segundo lugar, tanto las fichas simples como las complejas se presentan en las mismas formas básicas, a saber, esferas, discos, conos, tetraedros, ovoides y cuadrángulos, ya sea de cara simple o cubiertos con marcas. En tercer lugar, los ejemplos de ambas categorías de artefactos comienzan a perforarse al mismo tiempo para ser ensartados. En cuarto lugar, los tipos simples y complejos se encuentran juntos en grupos y, además, pueden encerrarse juntos en el mismo sobre. 3 En quinto lugar, los símbolos simples y complejos fueron perpetuados por pictografías de la escritura sumeria que expresaban mercancías comunes.


La solución al enigma de la bola de arcilla mesopotámica de 5.500 años

A fines de 2013, se encontró evidencia nueva e interesante que data de hace cinco milenios y medio, lo que da una idea del enigma de las bolas de arcilla de Mesopotamia. Mediante el uso de una tomografía computarizada para mirar dentro de las bolas de arcilla, el estudio llegó a la reveladora conclusión de que las bolas pueden ilustrar el "primer sistema de almacenamiento de datos" del mundo.

Después de su descubrimiento en la década de 1960 en el sitio de Choga Mish, Irán, el propósito de las 150 pelotas que eran de diferentes tamaños (desde una pelota de golf hasta una pelota de béisbol) inicialmente confundió a los buscadores e investigadores por igual. Al encontrarse en lo que había sido un área de ciudades civilizadas y exitosas, muchos propusieron que eran algún método para registrar transacciones económicas. Esta conclusión se basó en un análisis de una bola de arcilla comparable de 3.300 años encontrada en un sitio en Mesopotamia que contenía 49 guijarros y un texto cuneiforme que contenía un contrato que ordenaba a un pastor cuidar 49 ovejas y cabras. Sin más pruebas, esta teoría siguió siendo solo una posible explicación de su uso y función. Incluso si esta hipótesis resultara correcta, todavía no estaba claro exactamente cómo habrían funcionado las bolas para registrar el intercambio de mercancías en tiempos prehistóricos, en un momento en que no se escribía.

En busca de respuestas, los investigadores examinaron más profundamente las esferas de arcilla. Utilizaron equipos de alta tecnología y modelado 3D para mirar dentro de las bolas y descubrieron que consistían en lo que parecían ser fichas en una variedad de formas geométricas. Llegaron a la conclusión de que era posible que las formas transmitieran números utilizados en el recuento de diferentes tipos de productos que se intercambiaban. Siendo ese el caso, puede ser posible averiguar el significado de cada uno de los 14 tokens de formas distintas analizando cómo se situaron los diferentes tipos de tokens entre sí.

Se demostró que una de las bolas de arcilla, ahora también conocida como 'sobres', contenía anomalías en el sentido de que algunas de las fichas que contenía se habían preparado de manera diferente, primero envueltas en tela antes de colocarlas dentro de la bola y también tenían un betún. tipo líquido vertido sobre ellos. Parece que todos estos fueron métodos utilizados para proteger la información de ser manipulada.

Sobre globular con un grupo de fichas contables. Clay, período de Uruk. Desde el Tell de la Acrópolis de Susa. ( Dominio publico )

Otra característica de algunas de las bolas eran los diminutos canales entrecruzados, que Christopher Woods, profesor del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago, cree que podrían haber contenido finos hilos que se conectaban entre sí en el exterior. Los hilos podrían haber tenido etiquetas, quizás hechas de cera, que reflejaban las fichas dentro de las bolas de arcilla.

Como pueden ver, lo que podría aparecer en la superficie como un objeto relativamente simple, una vez expuesto se convirtió en un objeto extremadamente sofisticado para la época.

El profesor Woods presenta una explicación completa de su propósito:

"Los tokens representan números de sistemas (de medición) metrológicos específicos, no palabras, y los sobres mismos son recibos de los desembolsos de diversos productos y productos".

Hasta ahora, el significado exacto de cada una de las fichas y símbolos en las esferas es todavía un código no descifrado. Pero se acepta que son parte de un sistema contable temprano que fue un precursor de la escritura y son ejemplos de lo que se conoce como bula o sellos . Se han encontrado ejemplos del antiguo Cercano y Medio Oriente desde el octavo milenio antes de Cristo.

Esta no es la única zona en la que se han encontrado esferas, no es el único lugar donde se han encontrado bolas similares de arcilla o piedra. Se encontraron más de 400 bolas de piedra talladas en Escocia que datan del período Neolítico entre el 3000 y el 2000 a.C., y se encontraron miles de bolas de arcilla del tamaño de una pelota de béisbol en la antigua ciudad neolítica de Çatalhöyük en Turquía. ¿Es una coincidencia que estos artefactos se hayan encontrado en muchos países del mundo pertenecientes a la misma época? ¿Fueron utilizados con el mismo propósito? Parece que aún queda mucho por aprender.

Imagen superior: Bola contable de arcilla con cálculos, contadores y evolución de la escritura cuneiforme. Exposición en el Museo del Instituto Oriental, Universidad de Chicago, Chicago, Illinois, EE. UU. ( Dominio publico )


Recibos de compra del 3200 a. C.

Lo que sabemos sobre las escrituras antiguas está sesgado por la durabilidad de varias formas de medios. Los primeros textos escritos en materiales perecederos, como pergamino o madera, en su mayoría se deterioraron con el tiempo. Las palabras grabadas en arcilla o piedra perduraron. Entonces, para comenzar, debemos entender que los arqueólogos están trabajando con un registro incompleto.

Han hecho el mayor progreso para Mesopotamia porque, convenientemente, sus primeros textos parecen haber sido inscritos en tablillas de arcilla cocida (capítulo 4).

Los caracteres mesopotámicos, que aparecieron por primera vez alrededor del 3200 a. C., tenían una apariencia en forma de cuña, lo que llevó a los estudiosos posteriores a llamar al sistema cuneiforme, después de la palabra latina cuneus para "cuña". Los primeros textos cuneiformes (técnicamente protocuneiformes) conocidos se descubrieron en el recinto del templo de Uruk, posiblemente la primera ciudad del mundo, en el río Éufrates en el actual Irak. Es probable que sea aquí donde se originó la escritura cuneiforme, y parece ser un caso de necesidad de ser la madre de la invención.

En los siglos que rodearon a los primeros textos (3100-3350 a. C.), Uruk, controlado por sumerios, experimentó un crecimiento demográfico sustancial de unos 20.000 a 50.000 habitantes. La urbanización requería una contabilidad sofisticada, por lo que los académicos creen que la escritura se diseñó para registrar transacciones de bienes y servicios. Aunque la idea de representar palabras con signos era nueva, la escritura cuneiforme se basó en métodos anteriores de mantenimiento de registros, incluidos números, sellos de autenticidad y fichas, pequeñas piezas de arcilla con forma de conos, medias lunas y otras formas geométricas, probablemente utilizadas para contar mercancías durante las transacciones. .

Apoyando la hipótesis de que la escritura comenzó por necesidad económica: de los más de 5.000 textos recuperados de este período, alrededor del 90 por ciento son ingresos y gastos administrativos (capítulo 2). Son etiquetas o tabletas de arcilla que documentan los intercambios de cabras, cebada, etc., los artículos calientes del día. El restante diez por ciento de los primeros textos incluye ejercicios de escribas para aprender a escribir y listas léxicas, o glosarios de palabras organizados por temas como profesiones, animales o ciudades.

Ninguno de los primeros textos pasa páginas (figurativa y literalmente ... no tenían páginas). Eso tomó tiempo. A lo largo de los siglos, la escritura cuneiforme se expandió más allá de sus propósitos contables iniciales y se usó para escribir cartas, historia y más. También se extendió a otras lenguas. El cuneiforme probablemente transcribió por primera vez el sumerio, el idioma ahora perdido que se habla en Uruk. Pero durante su existencia de 3.000 años, la escritura fue adoptada por muchos pueblos, incluidos los hablantes de acadio (el primer idioma semítico escrito, la familia que incluye el árabe y el hebreo) y el hitita (el primer idioma indoeuropeo escrito, la familia que incluye la mayoría de los idiomas actuales de Europa y el suroeste de Asia).


Fichas de arcilla para contar - Historia

Una publicación del Instituto Arqueológico de América

Se utilizó la escritura temprana de Abydos para etiquetar contenedores. (Cortesía de G & uumlnter Dreyer) [IMAGEN MÁS GRANDE]

Las marcas de hueso y marfil, vasijas de cerámica e impresiones de sellos de arcilla con jeroglíficos desenterrados en Abydos, a 300 millas al sur de El Cairo, se han fechado entre 3400 y 3200 a. C., lo que los convierte en los ejemplos más antiguos conocidos de escritura egipcia. Las etiquetas, cada una de las cuales mide 2 por 1 1/2 centímetros y contiene entre uno y cuatro glifos, fueron descubiertas por excavadores del Instituto Arqueológico Alemán en El Cairo en la tumba del gobernante predinástico Escorpión I. El director del instituto, G & uumlnter Dreyer, dice que las etiquetas y las vasijas de cerámica con inscripciones en tinta datan del 3200 a. C. basado en análisis contextual y de radiocarbono. Las impresiones del sello, de varias tumbas, se remontan aún más atrás, al 3400 a. C. Estas fechas desafían la creencia común de que los primeros logogramas, símbolos pictográficos que representan un lugar, objeto o cantidad específicos, evolucionaron por primera vez en símbolos fonéticos más complejos en Mesopotamia.

Denise Schmandt-Besserat, profesora de la Universidad de Texas en Austin, explica a continuación las razones por las que ahora se sostiene que la escritura se extendió desde Mesopotamia a Egipto. Mesopotamia proporciona datos que ilustran la evolución paso a paso del procesamiento de datos desde el 8000 a.C. al presente. Contadores de arcilla de muchas formas (fichas) se utilizaron para contar bienes en las primeras comunidades agrícolas desde el 8000 al 3000 aC. Cuando apareció la escritura mesopotámica escrita en tablillas de arcilla, coincidiendo con el surgimiento del estado, alrededor del 3200 aC, evolucionó visiblemente a partir de la sistema de token. Las fichas y la escritura tenían una función idéntica. Ambos servían estrictamente para contabilizar los mismos tipos de bienes, a saber, ganado menor, cereales, aceite, textiles, etc. Los letreros escritos se trazaban en forma de fichas con las mismas marcas. The signs were organized using the same order as the previous tokens. Apparently, about 3100 B.C., the Mesopotamian state administration required that the names of the individuals, that either received or gave the goods stipulated, be entered on the accounting tables. These personal names could not easily be written logographically without the risk of overburdening the system. In order to solve the problem, the accountants resorted to writing individuals' names phonetically. This brought writing to a new course that, in the course of centuries or even millennia, developed into the cuneiform syllabaries (1 sign = 1 syllable) used by the Babylonians and Assyrians.

Thus, Mesopotamia is different from Egypt, where writing seems to appear suddenly, in that an uninterrupted sequence of data in Mesopotamia illustrates how accounting developed, requiring more and more sophisticated devices to deal with larger amounts of data with greater precision. Because Egypt provides yet no indication of any antecedents to writing, it was logical to assume that phonetic writing leap-frogged from Mesopotamnia to Egypt about 3100 B.C.. The borrowing was supported by the fact that the Egyptian rebus principle was identical to that of Mesopotamia and therefore seemed to be connected. Furthermore, there is evidence for a strong Mesopotamian influence in Egypt in the late fourth millennium B.C.. This is attested by the presence of typical Mesopotamian features of various nature. For example, a certain style of monumental architecture, the use of cylinder seals, specific decorative patterns featuring intertwined fantastic animals, and even the actual representation of the Mesopotamian Priest-king displayed with his unique status symbols. Because the reverse is not true, namely there is no trace of an Egyptian presence in Mesopotamia at that time, all seems to point to a flow of ideas from Mesopotamia to Egypt.

The bone and ivory tags discovered at Abydos also documented the quantity and geographic origin of particular commodities. The labels, originally attached to boxes or containers, had the names of places and institutions involved in the exchange of such goods as grain and fabrics. The older clay seal impressions and ink inscriptions also indicate the origins of different commodities. Such records, says Dreyer, "provide valuable information concerning political organization and resource distribution in predynastic Upper Egypt."

To date, 70 percent of these predynastic hieroglyphs have been translated. According to Jim Allen of the Metropolitan Museum of Art in New York, such early hieroglyphs represent a rebus system, akin to modern Japanese, in which pictures are used according to the way they sound. In early phonetic systems phrases such as "I believe," for example, might be rendered with an eye, a bee, and a leaf. The Abydos hieroglyphs are simple precursors to the complex hieroglyphic forms discovered at later sites such as Metjen and Turin.


Ver el vídeo: WOW! La MAGIA de este niño te dejará SIN PALABRAS. Audiciones 9. Got Talent España 2021